a 2 de abril de 2019

2 Abril 2022

Nada podemos hacer
sino continuar planchando las batas de los médicos
que cuando se cruzan con nosotras
se creen demasiado dignos
como para rebajarse a darnos los buenos días.

Autor: Begoña M. Rueda


%d bloggers like this: