el puente de Charing Cross (Derain, 1906)

4 Abril 2022

El puente de Charing Cross constituye una de las composiciones más logradas del fauvismo. La calzada y los edificios están pintados con colores lisos mientras que el movimiento del cielo y del agua es tratado por pequeñas pinceladas fragmentadas, cercanas al estilo neoimpresionista. El artista deforma los coches, cuya silueta sigue la curva del muelle Victoria y da así una sensación de velocidad.

El fauvismo, cuya existencia fue breve, lleva a cabo la transición hacia los grandes movimientos pictóricos del siglo xx que se alejarán cada vez más de la pintura figurativa.

La combinación de colores de esta obra es muy llamativa, pero es bastante más light que la que podemos encontrar en otros cuadros de la serie. Al fondo podemos ver el puente de Charing Cross, pintado en azul oscuro, atravesando el lienzo de un lado a otro. Derain lo representa desde la curva del Victoria Embankment y los peatones que caminan por la acera son enormes en comparación con los árboles y los coches.

Pintado ya en infinidad de ocasiones por Monet, este emblemático puente londinense fue fruto del deseo de los paisajistas franceses de finales del XIX, que querían captar esa bruma gris que opacaba la ciudad.

Sin embargo, Derain convierte ese gris habitual del cielo de Londres en una orgía de colores directamente sacados de su imaginación. Un desenfreno cromático que muchos críticos de la época consideraron directamente ridículo. Los colores se convirtieron en cargas de dinamita.


%d bloggers like this: