reflejo de nubes (Karl Schmidt-Rottluff, 1936)

28 Abril 2022

Durante el verano de 1936 Karl Schmidt-Rottluff realizó un conjunto de óleos y acuarelas junto al lago Leba, un remoto lugar de pescadores situado en las cercanías de Rumbke, en la Pomerania Oriental, en el que el pintor pasó los veranos entre 1932 y 1943. En la acuarela Reflejo de nubes, como en las demás obras de ese verano de 1936, entre las que destaca el óleo Reflejos en el lago, los reflejos en las tranquilas aguas del lago se convierten en el motivo central de la composición. Las formas planas y sintetizadas de las nubes y de la orilla del lago, con los contornos delimitados por gruesas líneas negras, y el juego de equívocos que se establece entre las formas del paisaje y su reflejo, o duplicado, en el agua, conceden a la composición una cierta abstracción. Aunque en la escena aparece la figura abocetada de un pescador en una barca, Schmidt-Rottluff dedicó poca atención a los lugareños, concentrando toda su energía en la plasmación plástica de la belleza del paisaje. Por otra parte, como ocurre en la mayoría de sus acuarelas, el artista utiliza un estilo espontáneo derivado de la rapidez de ejecución de esta técnica.

Karl Schmidt fue uno de los protagonistas del primer movimiento pictórico expresionista alemán. En la Escuela de Chemnitz coincidió con Erich Heckel y, en 1905, siguió sus pasos y se trasladó a la ciudad de Dresde para estudiar arquitectura y pintar de forma autodidacta. Junto a Heckel, Ernst Ludwig Kirchner y Fritz Bleyl creó en 1905 el grupo expresionista Die Brücke (El Puente), con la intención de buscar un nuevo lenguaje pictórico que rompiera con el pasado. Fue entonces cuando el joven Karl Schmidt añadió a su nombre el de su lugar de nacimiento y se convirtió en Schmidt-Rottluff. En los veranos de 1907 y de 1912 fue con Heckel a pintar a Dangast, y en 1911 siguió a sus compañeros en su traslado a Berlín, donde residió el resto de su vida.

Durante la Primera Guerra Mundial combatió en el frente ruso. Con la llegada del nazismo al poder su reconocimiento se eclipsó, y en 1937 pasó a ser considerado un «artista degenerado». Fue expulsado de la Reichskammer der Bildenden Künste, sus cuadros se retiraron de los museos y se prohibió exhibir su obra. Durante estos años de obligado exilio interior, pasó largas temporadas en el lago de Leba, en la Pomerania Oriental, donde realizó numerosas acuarelas.

Su estilo expresionista, de pincelada vigorosa y brillante colorido, evolucionó desde un primer periodo bajo la influencia de Van Gogh hacia formas más planas y sintéticas. El motivo principal de sus obras era el paisaje y los retratos.


%d bloggers like this: