un sueño repentino

Se quedó dormido de forma
inesperada, un sueño repentino
que cogió por sorpresa a los jilgueros
y les hizo entonar
melodías perdidas. Se quedó
dormido entre las flores y no pudo
volver a ser el mismo. Se quedó
con un deje de pétalos y brisas
en las piernas y una mirada triste
que atravesaba las paredes.

Autor: Pep Viyuela

Ilustración: Carl Wilhelmson, “resignation” (1895)

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: