la nave de los locos (El Bosco, 1503)

5 Mai 2022

La pintura tal como se conoce hoy en día es un fragmento de un tríptico que fue cortado en varias partes. La nave de los locos estaba pintada en una de las alas del retablo, y tiene como dos tercios de su tamaño original. El tercio restante pertenece a la galería de arte de la Universidad de Yale y se exhibe con el título de Alegoría de la glotonería y la lujuria. El ala del lado opuesto, que más o menos ha conservado toda su longitud, es La muerte de un avaro hoy en la Galería Nacional de Washington. Los dos paneles juntos habrían representado los dos extremos de la prodigalidad y la miseria, condenando y caricaturizando ambos.

El Bosco es un pintor neerlandés cuya obra se sitúa a caballo entre los siglos XV y XVI, una época en la que los conflictos sociales estaban en su apogeo y en que la religión pasaba por una profunda crisis. La pintura flamenca es fiel a la tradición religiosa.

El éxito de la obra del Bosco fue sin duda posible solo por la coyuntura del momento, cuando en Italia emergían los principios del Renacimiento como el descubrimiento de la perspectiva y el conocimiento de la anatomía, mientras que en los Países Bajos aún estaban de actualidad las tradiciones de los pintores medievales, como lo demuestra el Bosco con su eterna lucha entre el Bien y el Mal.

La nave de los locos es un tema recogido en las tradiciones de Flandes en el siglo XV

El artista nos presenta un paisaje natural en el que se desarrolla una extraña escena, en el centro de un lago observamos una barca a la deriva de la que nadie se ocupa por llevar el timón; en el centro de la escena encontramos a una monja y un fraile franciscanos que se afanan por comer un trozo de carne que cuelga de una caña mientras que otros personajes les roban la comida de la mesa. En la barcaza reina la anarquía y mientras unos se pelean otros gritan, bailan… todos los personajes parecen pertenecer a clases sociales humildes y en ellos se reflejan diferentes pecados. Curas, frailes y monjas son los primeros en beber, jugar a las cartas y dejarse llevar por la lujuria y la gula en conventos y monasterios. Esa moral disoluta y ese vicio dan lugar al pecado y eso, para el artista, da como resultado la locura. Ondea una bandera con la luna estampada, el símbolo de la locura. La tripulación está compuesta por bufones, ladrones, borrachos, músicos… La gente trepa, ríe, come y canta, yendo a la deriva, mientras alguno vomita a causa de los excesos.

La nave de los locos representa la deriva que le espera al mundo cuando éste pierde el norte, es decir, deja de guiarse por la razón y comienza a hacerlo por los instintos.

En esta nave de los locos, El Bosco lleva al espectador a un mundo tanto real como surreal. La nave de los locos va más lejos del aspecto burlesco que se aprecia en un primer acercamiento. Describe la locura de la humanidad pecadora que conduce a la muerte, criticando a los hombres que viven al revés perdiendo sus referentes religiosos. Muestra a humanos pródigos que malgastan sus vidas jugando a las cartas, bebiendo, flirteando y comiendo en lugar de emplearla de manera “útil”. De esta manera, a través de la pintura se critican las costumbres de la sociedad de la época en que fue pintada, de forma alegórica: las profanidades presentes en todos los grupos sociales (incluido el clero, como se puede ver, en primer plano de la pintura), el juego y la bebida.

El mundo que pinta es un mundo al revés tal como se lo encuentra en la vida de la época (aparte de las intervenciones de origen imaginario del artista). Aquí no reina la cabeza sino el vientre. Si la cabeza no reina es que está loca. Su locura es adorar el vientre, su locura es el pecado. La gula y la lujuria eran defectos muy extendidos desde hacía tiempo en los monasterios. El Bosco muestra por lo tanto su visión del mundo de la época, criticando la moral disoluta de la clerecía, el vicio en la vida monástica y la locura humana que cede a los vicios.

La pintura presente un denso simbolismo:

  • El mástil se ha convertido en un árbol. En medio del ramaje puede verse una figura que unos han considerado que es una lechuza o búho que simbolizaría la herejía; otros aprecian en él una calavera​ que representaría a la Muerte; otros, en fin, creen ver una máscara del demonio que desde el centro del follaje contempla la escena. ​
  • En el mástil ondea una banderola rosa con una media luna musulmana que ha sido interpretada como símbolo de herejía o, también, como una alusión a los lunáticos, esto es, a los locos que, marginados, estaban condenados a vagar en un barco sin rumbo fijo. ​
  • El laúd y el bol con cerezas tienen connotaciones eróticas.
  • La gente en el agua representaría los pecados de la lujuria.
  • El embudo invertido en la parte inferior izquierda simbolizaría la locura.
  • El ave asada simbolizaría la gula.

A %d bloguers els agrada això: