ojos cerrados (Odilon Redon, 1890

20 Mai 2022

Rostro largo y pálido, párpados caídos, boca muda. Contra un fondo de cielo azul grisáceo, su cabeza está ligeramente inclinada hacia su hombro, como para aguzar el oído hacia el sol y escuchar sus secretos. Inmóvil, se abandona en actitud de profunda meditación.

Este sencillo cuadro de Odilon Redon (1840-1916) es de una belleza turbadora. Sabemos que es un retrato de su esposa Camille. Tras un horizonte marino, iluminado por la luz de la luna, surge el busto gigantesco de una mujer con los ojos cerrados. Las capas de óleo son tan delgadas que se ve el lienzo que hay debajo. Esto contribuye a darle al cuadro ese aspecto etéreo y mágico. El rostro recuerda los bustos del Renacimiento italiano del siglo xv.

La postura de la cabeza no es la de una persona dormida, pero el hecho de que tenga los ojos cerrados la convierte, queramos o no, en una figura hermética. No podemos saber lo que está pensando, pero sí intuimos que en el interior de su cabeza hay todo un mundo del que estamos excluidos. Es el reino de las fantasías y los sueños. Con esta imagen tan simple, Odilon Redon consigue plasmar en un lienzo la soledad y el aislamiento inherentes al ser humano.


%d bloggers like this: