el soñador o las ruinas de Oybin) (Friedrich, 1835)

La pintura muestra a un personaje solitario –que bien podría ser el mismo representado en “Caminante sobre un mar de nubes” – sentado en medio de las ruinas del Monasterio de Oybin. El pintor alemán disfrutaba ubicar al ser humano empequeñecido frente a vastos paisajes, para representar aún mejor su fragilidad. Así, el hombre que observamos se ve sumido en la soledad más absoluta, meditando sobre un futuro desconocido e inescrutable.

La obra parece reflejar el espíritu de soledad y melancolía que debió embargar al autor ante la proximidad de su propia muerte.

Similar a otras obras del artista, la mezcla de naturaleza, crepúsculo y arquitectura gótica representa un contraste digno de la mente del artista.

Las ruinas nos transmiten una sensación de nostalgia y nos llevan al pasado, mientras que la naturaleza nos transmite luz y vitalidad. En la obra sobrevuela la idea de que la naturaleza ha vencido a la iglesia. Como un “memento mori” invita a meditar en la vanidad de los asuntos humanos.

El artista alemán logra transmitir un misticismo a través de los colores y la luz crepuscular que inunda todo el lienzo. El arte se convierte en el medio de expresión del mundo interior del artista y de su comunión con la naturaleza.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: