la fogata de San Juan (Berni, 1943)

24 Juny 2022

En la presente composición el fuego actúa como símbolo del fervor religioso que a su vez se ve reforzado por las figuras que contemplan el fuego. Además, la escena tiene lugar en la plaza de un pueblo tranquilo y desolado. Hay pocos edificios, austeros en los detalles arquitectónicos, que subrayan aún más la marginalidad del lugar, así como el carácter metafísico de la composición general.

Antonio Berni fue uno de los principales artistas que se comprometió con los problemas políticos y sociales en Argentina. Desde sus inicios, su obra estuvo cargada de contenido político y lo siguió siendo a lo largo de su vida. El principal esfuerzo de Berni fue lograr un lenguaje artístico que representara mejor en términos pictóricos y estéticos el malestar político en los países latinoamericanos. La fogata de San Juan (1943), pintada durante el período de mayor agresividad política de Berni, representa la festividad religiosa de San Juan Bautista celebrada en cualquier pueblito de la periferia de Buenos Aires. En él vemos a los habitantes del pueblo reunidos alrededor de una hoguera; mientras contemplan el fuego, la mirada del espectador puede vagar por el pueblo viendo la desolación y el empobrecimiento de la gente.

Esta pintura responde claramente a lo que se conoce como realismo crítico de Berni, un estilo que pretendía representar las condiciones sociales y económicas de las personas a través del arte. Esta idea se desarrolló a partir de manifestaciones estéticas populares de principios del siglo XX, incluido el muralismo mexicano. En los años treinta, el artista abandona sus preocupaciones surrealistas y metafísicas para volcarse hacia la representación de lo cotidiano vivido a través de los ojos de los grupos humildes y marginales. Aunque nacionalista y revolucionario, Berni se distanció filosóficamente de los muralistas porque no creía en una revolución apoyada por el Estado. Estaba en contra de la ejecución de murales institucionales, sin embargo, creía en algunas de las preocupaciones pictóricas y estéticas empleadas por los muralistas. Berni apoyó composiciones a gran escala que representan escenas con un contenido social explícito. Formalmente, empleó algunos elementos de este estilo, más claramente la colocación frontal y frisa de las figuras en el espacio pictórico. También están presentes vestigios de su forma compositiva anterior, más notablemente en la naturaleza melancólica y algo metafísica presente en su obra. Esta cualidad sombría pero elegante de su pintura también puede atribuirse al carácter melancólico de los argentinos.


A %d bloguers els agrada això: