chicos bañándose en Skagen. Tarde de verano (Peder Severin Kroyer, 1899)

12 Juliol 2022

En esta composición simple pero grandiosa, Krøyer reforzó su narrativa de las brillantes noches de verano de Skagen. Una narración que se desliza sin esfuerzo por su hueco entre las numerosas pinturas de la época que abordan la relación entre el hombre, el mar y la luz. Un tema que fue de particular interés para los devotos del vitalismo dentro de la literatura y el arte.

Crea un movimiento diagonal desde los niños en primer plano hasta los barcos en el horizonte. Los barcos -y nuestra mirada- se mueven hacia la derecha, encontrándose con el blanco rayo de luna que nos lleva de regreso al niño y la playa de Skagen.

Pintados en el umbral de un nuevo siglo, los niños y jóvenes representan la renovación y la confianza en el futuro. Para Krøyer, cuya propia vida estuvo nublada por largos episodios de profunda depresión, el azul omnipresente, líquido y soñador no es el color de la melancolía, sino el color azul de la esperanza.

Los pintores de Skagen eran un grupo muy unido de artistas principalmente daneses que se daban cita cada verano desde finales de la década de 1870 en el pueblo de pescadores de Skagen, al extremo del norte de Jutlandia.

Skagen era un destino de verano cuya naturaleza escénica, el entorno local y su comunidad social atraían a los artistas del norte para pintar al aire libre, emulando a los impresionistas franceses, aunque los miembros de la colonia de Skagen también estaban influenciados por movimientos realistas como la escuela de Barbizon. Rompieron con las tradiciones bastante rígidas de la Real Academia Danesa de Bellas Artes y la Real Academia Sueca de las Artes, adoptando las últimas tendencias que habían aprendido en París.

Skagen, en el extremo norte de Jutlandia, era la comunidad pesquera más grande de Dinamarca, con más de la mitad de su población involucrada. Entre los lugareños, los pescadores fueron, con mucho, el tema más común para los pintores de Skagen.

Las largas playas de Skagen fueron explotadas en los paisajes del grupo; PD Krøyer, uno de los pintores de Skagen más conocidos, se inspiró en la luz de la “hora azul” de la tarde, que hacía que el agua y el cielo pareciera fusionarse ópticamente.  

La pintura de los pescadores locales y sus propias reuniones y celebraciones. era muy frecuentes entre este grupo de pintores Uno de los más famosos era Peder Severin Krøyer (1851-1909), que nació en Noruega, pero se crió en Copenhague, llegó por primera vez en Skagen en 1882 y regresó casi todos los veranos, estableciéndose finalmente allí después de casarse con Marie Triepcke en 1889, ya se había ganado una reputación por sus pinturas de los pescadores en Hornbæk en la costa norte de Zelanday había sido influenciado por el movimiento impresionista durante sus viajes a Francia. En Skagen, se convirtió en uno de los miembros centrales y más entusiastas de la comunidad artística creando obras maestras que enfatizan los efectos especiales de la luz local, particularmente en sus escenas de playa, y pintando varias obras memorables que registran las animadas reuniones de los artistas,

En las imágenes retrata la vida despreocupada de los artistas, sus comidas festivas, los paseos por la playa y las evocadoras veladas de luna. A principios del siglo XX, Krøyer fue internado varias veces en el manicomio de Middelfart, probablemente aquejado de una psicosis maníaco-depresiva. La enfermedad debilitó su salud y murió a la edad de 58 años en noviembre de 1909. Fue enterrado en el cementerio de Skagen.

Son muy valorados sus cuadros naturistas de vívidas escenas cotidianas, con influencia por la aparición de la fotografía. Esto lo podemos comprobar en “Osteria en Ravello”, fechado en 1890.


A %d bloguers els agrada això: