Eagle Head, Manchester, Massachusetts (Winslow Homer, 1870)

28 Agost 2022

Tres chicas escurren el agua de sus trajes de baño después de pegarse un chapuzón en la playa, al atardecer. La indumentaria de esa época no era precisamente cómoda, pero ya sabemos que estaba mal visto que las señoras enseñasen más carne de la cuenta, así que si te querías bañar, tenías que ir tapada de la cabeza a los pies. El perrito que las acompaña está histérico, a punto de soltar ladrido. Seguramente ha estado correteando nervioso por la orilla, de un lado a otro, mientras las chicas se bañaban, sin atreverse a meterse en el agua. La luz dorada de este cuadro de Winslow Homer es una maravilla, al igual que la forma que tenía de representar el agua del mar, una de sus especialidades. La ola que está rompiendo, vista de cerca, es una masa de pinceladas verdosas y blancas, pero cuando nos alejamos se convierte en agua limpia y transparente.


A %d bloguers els agrada això: