esperanza II (Klimt, 1907)

7 Setembre 2022

“El bebé cuando nace construye un útero alrededor de su madre”

(Eliana Dukelsky)

Esperanza II es el segundo trabajo de Klimt centrado en una mujer embarazada, ambos describiendo a Herma, una de sus modelos favoritas. Cuatro años después de Esperanza I retomó el tema en esta tela que contemplamos, apareciendo diferencias entre ambas versiones. La mujer ahora está vuelta hacia la derecha, vestida con un decorativista traje que recuerda al Friso Stoclet, mostrando los senos al descubierto y bajando su cabeza en un gesto de resignación. A sus pies encontramos las figuras alegóricas -entre ellas la enfermedad y la muerte- que ahora son menos amenazantes al igual que la mujer embarazada parece haber perdido su poder de seducción para mostrarse sólo como madre. La “femme fatale” ha dejado paso a la matrona en esta composición en la que el decorativismo gana partido, convirtiendo a la figura en un elemento anecdótico incluido en la decoración, resultando difícil distinguir lo decorativo de los personajes.

Klimt muestra a Herma en Esperanza I de 1903, desnuda en avanzado estado de gestación. En Esperanza II, lleva un vestido largo o manto decorado con formas geométricas. Tiene el cabello castaño, liso y arrollado al cuello y los ojos cerrados, inclinando la cabeza con gesto resignado hacia sus pechos desnudos y vientre prominente. Un cráneo humano incongruente aparece sobre él – quizás una señal de los peligros del embarazo y parto, o más probablemente un memento mori (en Esperanza I, es también acompañada por un esqueleto y varias figuras tétricas). A sus pies, tres mujeres se perciben sobre la tela también inclinando sus cabezas y las manos alzadas, como rogando o meditando.

La ropa de la mujer, decorada con pan de oro como una obra de arte bizantina y ricamente pintada y estampada, pero plana como un icono ortodoxo, contrasta con el naturalismo de los rostros humanos y la pálida carne delicadamente pintados, y también con el tono más oscuro del fondo.

“Dentro de este vientre estrecho, mi bebé se mueve con energía. Yo siento claustrofòbia”.

(Eliana Dukelsky)

Herma en Esperanza I mantiene las manos juntas entre el estómago y el pecho. Mira directamente al espectador y tiene una abultada masa de cabello rubio semirrecogido y adornado con una corona. La escena parece hermosa a primera vista pero una vez los ojos del espectador observan el fondo, repara en unas tétricas figuras y el esqueleto personificación de la Muerte detrás.

Además de las figuras tétricas del fondo, también hay un monstruo marino a la izquierda. ​ En su masa oscura el espectador puede notar los ojos redondos, los dientes del monstruo y una garra cerca del vientre grávido de la mujer. El monstruo tiene una larga cola que pasa alrededor de los pies de la mujer como intentando capturarla y continúa fuera del marco. Además, entre las tres figuras tétricas del fondo se encuentra un esqueleto, cuyo cráneo está directamente detrás de la cabeza de la mujer y se cubre con una larga túnica fluida azul adornada de puntos y triángulos. El esqueleto justo tras la joven es la personificación de la Muerte mientras las otras tres figuras simbolizan la Enfermedad de rostro consumido, la Vejez de rostro arrugado y grave, y la Locura de cara pálida y mirada fija.

El esqueleto detrás de la mujer podría ser una referencia a la tradición histórica del memento mori, el cual sirve como recordatorio de que la muerte es inevitable.

En 1902, un año antes de crear la obra, Klimt tuvo un hijo, Otto Zimmermann, que murió todavía bebé. El boceto original de Esperanza I mostraba una mujer embarazada con un hombre al lado consolándola. Se cree que quizás la muerte de la criatura llevó a Klimt a cambiar la composición. El hombre del boceto original fue sustituido por el esqueleto de túnica azul en la pintura final.


A %d bloguers els agrada això: