cansancio de toda metafísica

Para simplificar
pienso en tu sexo.

Autor: Ulalume González de León

 Ilustraciones: Rene Magritte, “delirios de grandeza” (1948) y (1963)

La visión fragmentada del cuerpo femenino en la icónica obra Delirios de grandeza

El torso femenino de esta serie, dividido en tres partes huecas encajadas como muñecas rusas, se inspira en los cambios de tamaño de la Alicia de Carroll. Habla de sí misma como un telescopio que se extiende y se contrae.

La seducción que produce este cuerpo femenino radica, por un lado, en la tendencia de la percepción para deducir la continuidad de los tres bloques como unidad mientras que, por el otro, remite a la fragmentación temporal del objeto. Cada una se abre en dos partes para descubrir una más pequeña en su interior y así sucesivamente.

El artista pintó varios cuadros, como Delirios de grandeza donde nos presenta un torso femenino, sin cabeza, brazos ni piernas. Si esto ya significa que está desfragmentado, va más allá, cortándolo en dos o tres partes y disminuyendo progresivamente su tamaño, para que cada una encaje dentro de la anterior.

Els comentaris estan tancats.

A %d bloguers els agrada això: