principio de incertidumbre

Consideremos la posibilidad
de relevar a los francotiradores
por monos amaestrados,

para custodiar los pormenores del color,
los bordes de la visión.

Pensemos con notas de último piano,
negociemos que el niño ausente
no se venda.

Propongo que se abra la caja fatal.
Todo es una sola acción.

Propongo pintar un mural, con el espiritu
del siglo en las tabernas.

Poner un gnomo sobre el teclado
a bailar el temible compás rojo.

Franquear la tráquea melancólicos
desarbolados y confundidos.

Sí, ya llega la confusión,
las ruedas de un dragón

que arranca uvas rubias
de la vid,

el paisaje de la grada vacía,
la mordaza del legislador.

Será necesario un momento
de desesperación insondable,

que encadenados y desnudos,
recorramos una sucesión
de cataclismos,

royendo la almendra amarga
de la compasión.

Sugiero albergar dudas
y propongo ojos ciegos,

colmados de incomprensión
y candor,

como de grano para pasar el invierno.

Autor: Pedro Alcarria Viera

Ilustración de José Laillo

Els comentaris estan tancats.

A %d bloguers els agrada això: