La noche (Max Beckmann, 1919)

Max Beckmann - La noche (1919)
Max Beckmann (1884-1950) encontró su tema central en la soledad del hombre del siglo XX, amenazado por la catástrofe y dividido entre el materialismo y la libertad de mente y espíritu. Sus primeros cuadros mostraban la influencia del impresionismo, con una preponderancia de los temas bíblicos, históricos y alegóricos. La Primera Guerra Mundial le causó una profunda impresión: en algún lugar entre el impresionismo y la Nueva Objetividad, las formas concisas y los contornos duros en sus memorables pinturas y obras gráficas mostraban al hombre al límite de la resistencia física y mental. Más tarde, la dureza y sensibilidad de su estilo se suavizó y sus colores se volvieron más radiantes, pero la monumentalidad permaneció. Teatro, circo y music hall se convirtieron en parábolas de la existencia humana.

Max Beckmann, al igual que otros artistas asociados con la Nueva Objetividad, se alistó en el ejército alemán y asumió originalmente entusiasmado este acontecimiento. Los artistas futuristas creían que la guerra purificaría el individuo y la sociedad. Después de experimentar la destrucción generalizada y el horror de la guerra, sin embargo, se desilusionó con la guerra y rechazó la gloria del servicio militar.

La violencia de la posguerra en Alemania tiene un reflejo en este cuadro que, en tonos expresionistas y futuristas revela la penetración de la violencia y el sadismo en la sociedad alemana.

En una buhardilla angosta y góticamente angulada que es un escenario estrecho y abarrotado, con una claustrofobia acuciante, tres criminales torturadores nos aterrorizan con una muestra de rutinario sadismo, una expresión en sus rostros entre la indiferencia y el regocijo. A la izquierda un hombre es colgado por uno de los asesinos y su brazo es retorcido por otro, Una mujer, al parecer la esposa del hombre, está atravesada por una estaca después de haber sido salvajemente violada. A la derecha, un niño, el hijo del matrimonio, es zarandeado por uno de los criminales. La vela caída simboliza la muerte.

Después del estallido de la revolución de noviembre de 1918 imperaban la violencia, el caos, el crimen político, y la población padecía hambre; en marzo de 1919, una huelga general fue acallada sangrientamente. En La noche de Beckmann, la violencia de la calle penetra en la casa. Tres esbirros han entrado en la pequeña buhardilla y torturan y vejan a una pacífica y desamparada familia.” (Dietmar Helger)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: