el carnaval de arlequin (Joan Miro, 1925)

31 Juliol 2017

joan-miro-el-carnaval-de-arlequin-1925
“no es que pintara lo que veía en sueños, como decían entonces Breton y los suyos, sino que el hambre me provocaba una manera de tránsito parecido al que experimentaban los orientales” (Joan Miro)

El carnaval del arlequín fue pintado por Joan Miró en 1924-1925 y supone el inicio de su etapa plenamente surrealista.

Los personajes principales de la composición pictórica son un autómata que toca la guitarra junto con un arlequín con grandes bigotes. Se aprecian también gran cantidad de detalles de una imaginación portentosa: un pájaro con alas azules saliendo de un huevo, un par de gatos jugando con un ovillo de lana, peces volando, un insecto que sale de un dado, una escalera con una gran oreja y, en la parte superior derecha, se ve a través de una ventana una forma cónica con la que quiso representar la torre Eiffel.

Todo está lleno de vida en movimiento. La técnica es verdaderamente miniaturista y meticulosa y casa perfectamente con el ambiente festivo que debe acompañar al carnaval. Los colores que aparecen en esta obra son fundamentalmente primarios: azul, amarillo y rojo, además de blanco y negro. Precisamente son los colores los que nos mueven a través de las diferentes figuras del cuadro. La fantasía de colores que aparece en esta obra es prácticamente insuperable.


Robespierre

28 Juliol 2017


La mandíbula destrozada de Maximilien Robespierre
el día de su ejecución. Él mismo
habría intentado suicidarse. De esta herida
lo atendieron los médicos:
debía ser decapitado por tirano.
Diecisiete horas más tarde, ascendía a los cielos.
Apenas respiraba
pero hubo un terrible aullido de dolor
cuando lo echaron sobre la tabla. El verdugo
con una indolencia de rata
arrancó de cuajo los sucios trapos
que mantenían su cara unida
y dejó a su peso las carnes rotas del revolucionario,
que se desencajaron. El aullido
atravesó la Plaza de la Revolución,
las calles
que habían sido suyas,
las iglesias, las fuentes, los jardines,
las civilizaciones.
Crujió París.
Se estremeció de frío
la pulcra voluta de la gloriosa Ilustración.
La plebe –eso animal que somos–
entró por un momento en éxtasis
y aplaudió en su ceguera y festejó la desdicha.
El dolor ajeno nos une.
Hay una extraña solidaridad
en el sufrimiento del otro,
en la humillación de aquel sueño
que podría haber sido
de todos,
y finalmente ni siquiera fue.

Autor: Andrés García Cerdán

Ilustración: The execution of Robespierre and his supporters on 28 July 1794


preguntas

27 Juliol 2017


Ya se han puesto en camino
la muerte y sus patrullas:
la muerte, esa aliada
de la guerra más sucia,
y con ella los cómplices
duchos en imposturas.
Dejan por los caminos
una imperial basura
y sus armas contestan
a todas las preguntas.
Patrañas y rapiñas
con la paz se camuflan
mientras la vida cuenta
sus muertes una a una.
La guerra es una patria
de horrible catadura
y el dios de los ejércitos
no retrocede nunca:
con sus armas contesta
a todas las preguntas.

Autor: José Manuel Caballero Bonald

Fotografía de jie-ma


horizonte

26 Juliol 2017

“Para saber qué es la lejanía he llegado a este mar”

(Ángel Guinda)

Estoy
intentando
discernir
si en la línea inexistente
que une
el azul turquesa y el azul celeste
te escondes tú.

En este mar no planea ningún albatros,
no es inverosímil sea una isla tu refugio.

El murmullo de las olas en la arena
abraza las voces de tu infancia.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “Las hilanderas” (ISBN 978-84-9160-877-6)

Fotografía: Calonge, agosto 2015


vuelo final

25 Juliol 2017


Ayer sembrando de sombra los tejados,
asustando veletas, planeando en el mar:
uve doble de nieve, consonante de plata.

Hoy arrimada a un muro, un ala desgarrada,
cercenada de pisadas y latidos de perros,
intenta remontar dando bandazos.

Mira alrededor, desorientada,
y ve venir la muerte como si fuera viento:
último escalofrío, vuelo final.

A la deriva, estrella su cabeza en el asfalto:
un golpe seco, tiro de gracia del sol en su plumaje
y un hilillo de sangre zigzaguea en la acera.

Autor: Hilario Barrero

Ilustración: Andrew Wyeth, “Benny’s Scarecrow”


l’última nit

24 Juliol 2017


Aquesta nit em crida
com un animal ferit
i jo no sé
com salvar-li la vida”

(Josep Anton Soldevila)

L’última nit
la incògnita del tot aclarida
aïllada i voltada
la vida
desarborats
de manera definitiva
els somnis.

L’última nit,
fent lloc en armaris i calaixos per la pena i l’ infortuni
escollint amb prudència roba negra.

Tots ho sabien,
el metge ho sabia
les infermeres ho sabien
els auxiliars ho sabien
fins i tot
els zeladors ho sabien
els botiguers del mercat ho intuïen
els pares de les amigues ho pressentien
tota la família ho sospitava
el pare ho sabia
la mare ho sabia
la germana ho percebia
fins i tot
ella ho sabia.

L’última nit,
la pluja de la tarda feia més trista i humida la matinada.

Un silenci acaparador
petons
molts petons
cap paraula
els ulls tancats de la filla
implorant marxar
i ballar per tothom
sempre en el record.

Autor: Javier Solé

Ilustración de Joao Ruas

Del libro de poemas “Las hilanderas” (ISBN 978-84-9160-877-6)


la esperanza (Chavannes, 1872)

23 Juliol 2017

chavannes-la-esperanza-1872
La obra de Puvis de Chavannes es reconocida por sus temáticas utópicas, en las cuales aparecen figuras humanas en escenarios de ensueño. Esta obra fue creada en el contexto de la guerra Franco-prusiana que azotaba al país entre 1870 y 1871. Como una alegoría, Chavannes titula su obra a favor de la paz en medio de un país en crisis.

El pintor representa la esperanza bajo los rasgos de una chica joven desnuda, sentada encima de un túmulo cubierto con un drapeado blanco. Se destaca en un paisaje de desolación donde la arquitectura en ruinas y las cruces de fortuna, de los cementerios improvisados, evocan el conflicto. No obstante, varios elementos del cuadro indican que ha llegado una muy prometedora nueva era. El ramo de olivo que sostiene la joven simboliza la paz reencontrada, mientras que la claridad que se adivina detrás de las colinas, evoca el alba de un nuevo día. Las flores que crecen a través de las piedras del túmulo también indican este renacimiento.

chavannes-la-esperanza-1872-02Otra variante de esta obra representa a la misma mujer desnuda, en la misma posición. La ausencia de elementos históricos en ambas obras sugiere que este cuadro alude a un sentimiento universal. Una reproducción de la segunda pintura estuvo en manos de Gauguin, quien fue un gran admirador de Chavannes. En uno de sus cuadros titulado “Bodegón con la Esperanza”, aparece una imagen de esta pintura. La obra se exhibe en la Galería de Arte Walters en Baltimore.


%d bloggers like this: