Orfeo conduciendo a Eurídice fuera del infierno (Jean-Baptiste-Camille Corot, 1861)

31 Agost 2018


Orfeo es hijo de Apolo, dios de la música y las artes, y de Calíope, musa de la poesía épica y la elocuencia, de quienes hereda de ellos el don de la música y la poesía. En el Tracia conoce a la ninfa del bosque Eurídice, de quien se enamora y con quien contrae matrimonio. Pese a vivir en la corte Eurídice sigue visitando el bosque. Allí muere y su esposo llora desconsolado. Decide ir al infierno, Hades, y traerla de vuelta.

Orfeo bordea el mar Jonio hasta llegar al río Estigia, donde Caronte y su barca esperan para llevar a los muertos al otro lado. Orfeo, que en su viaje sólo lleva su lira, toca el instrumento. Caronte, conmovido por la música, acepta llevar a Orfeo en su barca. Al otro lado está Cerberos, un perro de tres cabezas que también sucumbe a la música de la lira de Orfeo.

Finalmente, el héroe llega hasta la reina del infierno, Perséfone. Ella fija para el retorno de Eurídice una condición: si Orfeo se vuelve a mirar a su esposa antes de salir por completo del inframundo y llegar a la luz del día, Eurídice volverá al Hades, y para siempre.

Orfeo acepta y se reúne con Eurídice. Los dos afrontan su camino de salida del Hades, a través del lago Estigia y después un estrecho pasadizo que los lleva de nuevo a la tierra. Orfeo siente varias veces la tentación de girarse para comprobar si Eurídice le sigue o si Perséfone le ha engañado y quien va detrás de él es un demonio. Sin embargo, resiste, y cuando él ya está fuera del Hades, se gira a mirar a su esposa, pero a ella todavía le faltaba un paso para salir del inframundo y llegar a la luz del sol, y se desvanece ante el desesperado Orfeo.

Corot en su recreación omite cualquier referencia infernal y se centra en una composición poética. Al fondo, tras un riachuelo, medio ocultas por la niebla, alcanzamos a ver las almas melancólicas de muchos otros difuntos que no han tenido la suerte de tener un amante valeroso que se atreviese a ir hasta allí a buscarlas. Las hojas desdibujadas de los árboles que parecen agitarse con el viento son muy típicas de Corot, uno de los signos distintivos de su pintura. En primer término, Orfeo y Eurídice avanzan decididos hacia la salida, pero da la sensación de que el camino se les complica con esos troncos oscuros que parecen bloquearles el paso. Es la forma que tiene el artista de decirnos que Eurídice no logrará salir del mundo de los muertos.


despedida

30 Agost 2018


Mata su luz un fuego abandonado.
Sube su canto un pájaro enamorado.
Tantas criaturas ávidas en mi silencio
y esta pequeña lluvia que me acompaña.

Autor: Alejandra Pizarnik

Ilustración de Anke Merzbach


mal de amores (Julio Romero de Torres, 1905)

29 Agost 2018


Romero de Torres desarrolló en su Córdoba natal, antes de su definitivo paso a Madrid en 1916, una producción pictórica plenamente entroncada con los temas y procedimientos gratos al Modernismo europeo. En esta obra utiliza el pasillo de acceso al jardín de la vivienda familiar como fondo y a su mujer, una sobrina y una criada, como protagonistas. Mediante una pintura llena de aires sorollescos, el artista se enfrenta en “Mal de amores” (1905) con la alegoría de las tres edades de la mujer.

La niña dormita ajena y pura, con un reluciente vestido blanco. La anciana acusa el paso de los años en una actitud vencida y la joven, en su rostro, refleja la angustia interna que la consume.

Resalta tanto la profundidad psicológica de los retratos como el modo magistral en que el artista resuelve el tratamiento del contraluz; la joven está sumida en una oscuridad que oculta su rostro -salvo los ojos vidriosos-. Por el contrario, anciana y niña reciben la luz que desde el patio irrumpe en el pasillo.


la niña y el pescador

28 Agost 2018


Las amigas esperan
a la bailarina
en el banco del paseo.

El albatros, nervioso,
sobrevuela la ensenada
sin comprender.

Algunos naufragios sólo devuelven
los cuerpos ahogados
cuando los vivos arrinconan en el corazón
los muertos que amaron.

Nadie sabe ahora si la muchacha
entretiene al pescador
bailando en la cubierta
o el hombre en la cazuela
prepara marmitako.

La viuda teje las redes
mientras la madre cose el vestido.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “Las hilanderas” (ISBN 978-84-9160-877-6)


solamente

27 Agost 2018

ya comprendo la verdad

estalla en mis deseos

y en mis desdichas
en mis desencuentros
en mis desequilibrios
en mis delirios

ya comprendo la verdad

ahora
a buscar la vida

Autor: Alejandra Pizarnik

Ilustración: Stan Moeller, “Allison the Photographer”


la muchacha de Figueres (Salvador Dalí, 1926)

26 Agost 2018


Esta obra pertenece a la extensa serie monotemática sobre la imagen de su hermana Anna Maria. La escena nos introduce en el mundo del art déco.

El leitmotiv de esta obra temprana de Dalí es “La encajera” que retrató magistralmente el pintor flamenco Jan Vermeer (1632-1675). Las nubes aplastadas salpican el cielo azul del cuadro. Tan llamativas formaciones nubosas son el resultado del viento fuerte del Norte (Tramontana) por aquellas tierras gerundenses, del nordeste de Cataluña.

La muchacha que está haciendo encaje de bolillos es Ana María, hermana del pintor, y su vestimenta, junto a los árboles pelados de la plaza, nos sugiere que la escena tiene lugar un día cálido y luminoso de otoño.

Es una obra inquietante por la precisión realista del paisaje en contraste con el personaje imaginario, que asociamos con un estereotipo femenino de la moda y la publicidad del momento.


hi ha un silenci

24 Agost 2018


Hi ha un silenci
que ve del mar.
Un paisatge
de pura pedra.
Hi ha la runa
de la vida.
Això penso
desperta.
En somnis,
se m’afigura
que dorms
en el palmell
de la meva mà,
com tots els vespres.
Hi ha una porta
que es tanca.
Un silenci de xiprer
en el paisatge.
Un ocell
que gemega
-li han tallat les ales-
Hi ha el fons del mar.
I els morts
que suren, que suren.

Autor: Natividad Ayala / Gertrudis Mira


%d bloggers like this: