diálogo mortecino

31 Mai 2015

Hodler - The Dying Valentine Gode Darel (1915)
En el dintel
de la madrugada
unos labios fríos
pronuncian
un sonido inaudible
reclamando una moratoria inviable

o,
tal vez,
sea
una disculpa intempestiva

probablemente
sólo
el clamor
ante la negritud
que asola el alma.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Hodler, “The Dying Valentine Gode Darel” (1915)

En la encrucijada entre el siglo XIX y el siglo XX, Hodler fue uno de los principales pintores del simbolismo. Su potencia creadora, su predilección por los decorados y una pintura simplificada le acercan a Rodin y a Puvis de Chavannes, maestros indiscutibles a los que, con frecuencia, se le compara por aquel entonces.

Hodler - The Dying Valentine Gode Darel (1915) (03)Valentine Gode-Darel (1873-1915) era la amante del pintor suizo Ferdinand Hodler (1853-1918), veinte años mayor que ella. En 1914 se le diagnostica cáncer de ovarios. Entre enero de 1914 y enero 1915 , el artista dibuja y pinta día tras día la enfermedad y la agonía de la mujer que ama , con una precisión clínica que rebosa una ternura incalculable. pero es fiel -y cruel- con la desintegración del cuerpo y el dolor y la soledad de la agonía. Profundamente afectado, el pintor fallece tres años más tarde.

En las primeras pinturas retrata a Valentine la mañana antes de morir, agotada de la lucha por la supervivencia, con la cabeza descansando contra la almohada blanca.

“Esta hermosa cabeza, todo este cuerpo, como una bizantina
emperatriz de los mosaicos de Rávena- y esta nariz, esta
boca y los ojos, ellos también, esos maravillosos ojos- todo
esto los gusanos se comen. Y nada quedará, absolutamente nada!”

(Hodler, Carta a Hans Mühlestein, finales de 1914)

Hodler - The Sick Valentine Gode Darel (1914)

Ella está mirando la pared; su trenza negra. Sus dedos descansan y hay tres rosas rojas a los pies de su cama. En la esquina superior derecha, un pequeño reloj. El tiempo de la vida se consume.

Hodler - the dead valentine gode darel (1915)

Alguien le ha abrochado los zapatos negros en sus pies. Su cuerpo es un animal solitario en su camino a la suciedad. Tres rayas azules marcan la pared por encima de la cama. Sus delgados brazos descansando sobre su vientre. Esto es lo que queda.


Conduce mis aguas, mi querido Nerva,

30 Mai 2015

Michal Lukasiewicz - 08
Conduce mis aguas, mi querido Nerva,
a la Plaza Mayor de la bella Segovia
para que pueda acariciar,
una vez más,
la mejilla de Antonio.
Decántame.
Recorre conmigo,
mi buen emperador,
el paseo de San Juan de la Cruz
y descansemos allí
antes de volver a la ciudad.
Porque en la bella Segovia
el tiempo es distinto
y se mide
en arcos sobre pilares;
la vida es tranquila
y puede gozarse
sin argamasa.
Llévame a la bella Segovia,
Amado,
cada vez que enferme de nuevo,
cada vez que este asesino
cosmopolita
que vive en nosotros
quiera robarnos la belleza.
Llévame a ver los trigales,
los rastrojos y las barbecheras,
que estos ojos míos de mar
aman Castilla
cuando anochece,
porque allí dejo de sentirme
una niña abandonada.

Autor: Noemí Trujillo

Fuente original:

http://noemitrujillo.blogspot.com.es/2013/10/blog-post.html?spref=fb

Ilustración: Michal Lukasiewicz


rotación

29 Mai 2015

dave seguin - 02tú que conoces
las ciudades dormidas de mi pelo
ensayas música
para ser voz y ser gemido

ensayas el paisaje
y guardas la belleza de los rostros
que te hieren

yo lo sé
te contuve
te parí de un zarpazo

ahora soy manada y soy turba

ya fui voz
y fui gemido.

Autor: Paloma Corrales

Fuente original: http://alcobaparalela.blogspot.com.es/2015/03/rotacion.html

Ilustración: Dave Seguin


en ocasión de todos los finales

28 Mai 2015

Albert-Watson
Yo nunca resistí las despedidas
con su mezcla de muerte y precipicio
con el aroma amargo de la finitud
empalagando el ánimo
con esa luz de hielo matutino
que penetra debajo de los párpados.
Yo nunca resistí las despedidas
pero no sé por qué.
Me lo pregunto porque no ha supuesto
una sorpresa súbita casi ninguna de ellas.
He solido saber
con esa exactitud de los relojes
el lugar, el momento
la documentación y el escenario
en que sobrevinieron.
No hay engaño. El jueves diecinueve
era un jueves sin ti. Estaba escrito
mucho antes que las lágrimas
anunciasen el fin
y todo fin es único.
Las despedidas son como el otoño
inevitables pérdidas
vienen puntuales con aviso previo.
Nadie puede acusar de su tristeza
a la pequeña hoja tiritando dormida
en medio del camino.
De repente esa hoja me recuerda
los hoteles pintados de naranja.
Son dos cosas que llegan de otra época
igual que llega la bruma de noviembre.
Traen una carga de nostalgia limpia
sin traición ni sorpresa.
Y sin embargo el alma
no logra acostumbrarse en una vida.
Yo nunca resistí las despedidas
porque en cada una de ellas se marchita la voz
de todas las personas que yo he sido
y ya no puedo ser.

Autor: Raquel Lanseros

Fotografía de Albert-Watson


el olivar

27 Mai 2015

Van Gogh - Olive Grove (1889)
No hay electricidad
ni cuarto de baño
bebo agua de lluvia y
escribo lunas de cosecha
en todos los cristales.
Soy un bruto,
salgo corriendo montaña abajo
abrazando árboles
me alimento de raíces y
pienso constantemente
en el amor.

Autor: Antonio Rigo

Ilustración: Van Gogh, “Olive Grove” (1889)


obre els ulls i no hi ha ningú al seu costat

26 Mai 2015

2014 (01) Esther y Laia 05

A Esther

En la habitación antes compartida
un ejército de peluches sin dueño se ha amotinado
invade la cama vacía de la hermana ausente
saqueando los cajones, robando los objetos más valiosos.

La hermana viva,
con los ojos cerrados,
bajo la protección de la sábanas,

no olvida

las disputas cotidianas de saldo
los mil besos de mil colores
las promesas mutiladas
el pasado y el futuro siempre juntas.

Y promete
a las sombras en la noche
que se le antojan
el cuerpo de la hermana
que viene a consolarla,
ante el peluche fiel como testigo,
que gozará con helados frescos
que bailara con nuevas compañeras
que dibujará flamantes sonrisas
que tendrá nuevas amigas,
sabiendo que en esa vida que estrena
esta herida de muerte
será lamida
siempre que sangre
por la hermana que se empeña en ver
cuando al abrir los ojos no amanece a su lado.

Autor: Javier Solé

Fotografía de Esther y Laia, enero 2014

Del libro “Bombyx mori” (ISBN 978-84-9095-196-5)


fragilidad

25 Mai 2015

240b50c7a1ece9df00029dec611cebb7

Sé que el invierno está aquí
detrás de esta puerta.

(José Hierro)

La tarde me trae su derrota
y hay una voz lejana que se enfrenta a la mía
enredándome
en la lucha distante y fría de la memoria.

Hay días en los que deberíamos salir de nosotros.
Hay días demasiado frágiles, que nos rompen.

Autor: Esther Muntañola

Fuente original:

http://enfavordelaire.blogspot.com.es/2007/12/fragilidad.html


%d bloggers like this: