me asomo a la oscuridad

11 Mai 2022

Me asomo a la oscuridad,
esa que habita tus días.

Imperio de la luna.
Melancólico sauce.
Pedernal de silencio.
Huestes de sombras.

Y vuestra llama zozobra
-indefinida y viva-
sobre marchita ceniza.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Friedrich, “un paseo al anochecer” (1830)

Con la cabeza gacha, un hombre camina solo en la noche plateada y fría de luna mientras contempla una tumba megalítica y su implícito mensaje de muerte. Es invierno, ya su alrededor la naturaleza se está muriendo. 

Árboles sin hojas se ciernen detrás como espectros, pero una arboleda de robles verdes se eleva a través de la niebla en el fondo con la promesa de vida. La luna creciente, alta en el cielo, también actúa como contrapeso a la muerte, simbolizando a Cristo y la promesa del renacimiento para el artista Caspar David Friedrich.

Friedrich fue parte del movimiento romántico alemán; su visión profundamente personal e introspectiva abordó temas cristianos a través de analogías basadas en los ciclos de la naturaleza. A Walk at Dusk se encontraba entre un pequeño grupo de obras que Friedrich completó antes de sufrir un derrame cerebral debilitante en 1835. La pintura encarna tanto la melancolía que experimentó durante este período como el consuelo que encontró en la fe cristiana.

Leyendo sobre Friedrich desde entonces, encontré su historia convincente. Su madre murió cuando él tenía siete años, una hermana murió cuando él tenía ocho y luego, cuando tenía 13, su hermano menor, Johann, rompió el hielo en un lago congelado y se ahogó ante sus ojos. A los 16 años comenzó su formación formal como artista, y acabó convirtiéndose en uno de los pintores más destacados del período romántico alemán, especializándose en paisajes que colocaban figuras humanas disminuidas en sugerentes escenarios naturales.

Pero con el paso del tiempo, su estilo cayó en desgracia y su reputación decayó, hasta que él y sus pinturas fueron vistos como poco más que curiosidades extrañas y melancólicas. Su vida posterior transcurrió en la pobreza y la oscuridad, y sus pinturas presentaban cada vez más una figura encorvada y envejecida: el propio Friedrich, contemplando escenas donde los símbolos de la muerte, como la tumba megalítica que se muestra en esta pintura, eran prominentes.


apus apus

17 gener 2022

“Desde que el ángel ya no vela por mí,
ha podido desplegar, libre sus alas…”

(R.M. Rilke)

“La bellesa és un ocell
que se’ns mor a les mans”

(Miquel Martí i Pol)

A Esther Sole

Monacato de los vientos
horadando canículas
hasta montañas nevadas.

En su vuelo regresar
es verbo intransitivo.

Si desciende no remonta,
duende alado caído.

En tus manos cobijarás
este hijo no nacido.

Autor: Javier Solé


tránsito

1 Desembre 2021

“Golondrinas, vencejos, cigüeñas, peregrinos, buhoneros, mendigos errantes, pastores trashumantes recorren no el espacio, sino el tiempo”

(Miguel de Unamuno)

Escribí tu nombre en el cuaderno.
Era febrero. Víspera del renuevo.
En la tinta de los versos
la plegaria del hereje
el rumbo del suicida.
Todos los ocasos sin albada.

Cuando vuelvan los vencejos,
los que vi el año pasado
los que no veré el año que viene,
la esperanza estará trazada:

De los carámbanos amapolas

Autor: Javier Solé

Ilustración: Aleksey Savrasov, “sunset” (1890)


el pintor en el jardín

4 Octubre 2021

Me n’aniré estimant-vos.
I alguna cosa meva intentarà tornar.”

(Joan Margarit)

Reverdecen en el óleo
los pigmentos de un sueño.
Del ayer solo un paisaje
construido con silencios.

Afrontar este tránsito
sin tormento ni aflicción.
Tres últimas sonatas y
la serenata de Schubert.
Setenta y siete poemas
de Margarit en el bosque.
Las raíces de un árbol
en la posada del suicida.

Morar en calma.
Habitar el alma

Que cada encuentro agite
la sombra de la quimera.

Y en el lienzo la mirada
de la niña en el prado.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Carl Spitzweg, “El pintor en el jardín” (1869)


el somiatruites i el dol de la lluna plena

24 Setembre 2021

Dins la cova el pardal perdut
escolta una rondalla de l’àvia.

Un traginer dormit sota el pont,
la dona enfront de l’horitzó,
amb el mussol parla l’avi al bosc.
Els ulls de la filla el llindar travessen.
El corb i el barret de la nina,
un home gran pentina les cendres.
La boira és un petit país.

Més enllà?
La neu que cau en el pou.
I després?
L’ombra despullada enmig de la llum.

¿I després del després?

Tot i Res.

Autor: Javier Solé

De la Antología “El paraigua de Joan Brossa” (Papers de Versàlia, 2020)

EL SOÑADOR Y EL DUELO DE LA LUNA LLENA

Dentro de la cueva el gorrión perdido
escucha un cuento de la abuela.

Un arriero dormido bajo el puente,
la mujer frente al horizonte.
Habla con un búho en el bosque el abuelo.
Los ojos de la hija el umbral atraviesan,
el cuervo y el sombrero de la muñeca,
las cenizas peina un hombre viejo.
La niebla es un país pequeño.

¿Y después?
La nieve que cae en el pozo.
¿Y después?
La sombra desvestida en medio de la luz.

¿Y después del después?

Todo y Nada.

Autor: Javier Solé


añoranza

24 Juliol 2021

A Laia


Tarde de cielo sereno.

Pienso en preguntas baldías.
En el tedio de la vida.
En los fuegos extinguidos.
En promesas postergadas.

Contemplo durante horas
esa belleza oculta
en el vuelo del vencejo.
Bálsamo para la pena.

¡Y qué lejos y qué alto!
pernocta el errabundo.
Útero y sarcófago.
Paraíso del prófugo.

Autor: Javier Solé


torxes de gel

19 Mai 2021

A Josep Gerona

El no-res perdura sempre.
Homes amb torxes de gel
pel vessant de la por.
L’endins de la nit,
una veu en el pou.
Aquesta neu amaga
un hàlit d’infantesa.
Hoste d’un carreró
que mai en cap mapa apareix.

El dol, llum que travessa la foscor.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Modest Urgell, “La vuelta del entierro” (1890)

Este cuadro, también llamado El viático, muestra una escena con tres pequeñas figuras caminando solitarias bajo las inclemencias de un fuerte viento, en medio de un paisaje llano y helado. Delante, un sacerdote y unos pasos más atrás dos monaguillos, uno de los cuales porta una cruz, todo ello impregnado de un fuerte sentido de tristeza y melancolía. La colocación de los tres personajes en la mitad derecha del lienzo aumenta la sensación de vacío y soledad, reforzada con el empleo de una paleta de colores fríos a base de grises, blancos y azulados. Se trata de una obra realista con influencias románticas y simbolistas.

ANTORCHAS DE HIELO

A Josep Gerona

La nada perdura siempre.
Hombres con antorchas de hielo
por la ladera del miedo.
En el fondo de la noche,
una voz en el pozo.
Esta nieve oculta
un hálito de infancia.
Huésped de un callejón
que nunca aparece en los mapas.

El duelo, luz que atraviesa la oscuridad.


flor del almendro

26 febrer 2020


Me duele
esa pulsión abúlica
donde crece el silencio,

Que su nombre conjugue
Efímero y eterno.

La impúdica primavera
al final de febrero.

La nieve espuria
de la flor del almendro.

Me duele
la yedra de la indiferencia,
el lirio blanco truncado.

Una tierra calcinada.

Esta hija enterrada.

Autor: Javier Solé


%d bloggers like this: