trigal con cuervos (Van Gogh, 1890)

30 Octubre 2013

Van Gogh - trigal con cuervos (1890)
En los últimos sesenta días de su vida Van Gogh pinta ochenta cuadros. Algunos los más célebres de su obra. Un frenesí artístico con el que probablemente pretendía escapar de la erosión creciente de su salud, de un final que quizás veía cercano…

Este cuadro fue pintado sólo un mes antes de su muerte por suicidio y refleja intensamente su estado de ánimo donde expresa cruelmente la desoladora tristeza y la extrema soledad del pintor. Está considerado uno de sus mejores trabajos, una especie de testamento pictórico.

En el centro de la obra hay un camino que atraviesa el trigal. Se trata de un camino tortuoso que es como el artista veía su propia existencia, llena de soledad y decepciones. Las pinceladas nerviosas, a veces en ángulo recto, resaltan especialmente en el cielo, que ofrece un aspecto tormentoso y agitado, como si estuviera a punto de estallar una devastadora tempestad.

El lienzo está dominado por una atmósfera oscura, cargada de presagios, y el vuelo de los cuervos negros no alivia en modo alguno la tensión, al contrario, representa una fúnebre premonición de desgracia y muerte.

En cuanto a los tres caminos que se abren entre los trigales, resulta atractivo especular sobre su significado. Hay quienes han sugerido que el cuadro es un reflejo de la incertidumbre de Vincent sobre el derrotero que tomará su vida. Según este punto de vista los tres caminos representarían el pasado, presente y futuro de la vida del artista.

En Trigal con cuervos las pinceladas son desordenadas e irregulares. El cielo azul y los campos amarillos se repelen con violencia.

El artista, que se había identificado muchas veces con el sembrador, el que trabaja la tierra y echa las semillas que darán nuevos frutos, reconoce aquí su irremediable derrota. El 27 de julio, vagando sin rumbo, llegó a estos mismos campos, pero en vez de disparar contra los cuervos dirigió el arma y se suicidó.

A ese mismo trigal, según cuentan, acudió con una pistola para dispararse el tiro en el pecho que le provocó la muerte tras dos días de agonía en brazos de su hermano. El 29 de julio de 1890 desapareció, después de diez años de enfermedad, tormento, penurias e incomprensión uno de los más grandes pintores. Sólo había vendido unos pocos cuadros, aunque sabía que algún día la gente habría de reconocer que “valen más que el dinero que costaron los colores para pintarlos.


En el bar

29 Octubre 2013

malcolm liepke - 05
En el bar,
imito a los hombres
fumando largas caladas
de cigarrillo.
Todos gritan
por una pequeña pelota,
por unos tipos
que corren por la hierba
en vez de tumbarse en ella,
en vez de olerla.
Manejo mi caña fría
sin delicadeza,
y miro hacia el suelo
con un cierto gesto huraño,
como si mi mujer
me estuviera esperando
en bata,
acumulando soledades,
como si beber, fumar
y mirar la pantalla,
como otros tantos,
hiciera posible olvidar
mi miserable vida.
Me levanto de la silla negra,
y todos esos hombres me miran.
Nunca a los ojos.

Autor: Leticia Vera, blog http://basurerodetinta.blogspot.com.es/

Ilustración de Malcolm Liepke


no vendrán a buscarte

28 Octubre 2013

jo king - 02
No vendrán a buscarte
cuando empiece el frío
Soltarán las cuerdas
lanzarán al río
lo que quede ileso

No hallarán los huesos
de tus pies descalzos
Quemarán la ropa
borrarán el rastro
de tus ojos tristes

No sabrás que un día
fuíste igual al resto
Carne que se asoma
pecho que respira
y el pavor de un llanto

Autor: Olga Domínguez

Fuente original:

http://olgadominguezpoesia.blogspot.com.es/2011/07/lx-no-vendran-buscarte.html

Ilustración de Joe King


Tiempo

27 Octubre 2013

Pierre Farel - Brooklyn Sunset

Porque el tiempo todo lo puede,
llegará la calma
podré asomarme a tu sonrisa
y tú a la mía,
quizás para ello deban morir pertenencias entre nosotros,
crujir la voz
guardar silencio
respirar en un acto reflejo
dejar pasar horas sin color
donde no habrá quejas ni cuestiones,
se apagará el rencor
como se apaga una vela en el viento,
luego ya no habrá culpables,
bastará simplemente la oscilación de las mejillas
para saber que fuimos una sola caricia absoluta
y entre el eco de la muchedumbre…reconocernos.

Autor: Teresa Torres

Ilustración: Pierre Farel, “Brooklyn Sunset”


Anamnesis

26 Octubre 2013

Caras Ionut - 06“Mientras estamos dormidos en este mundo, estamos despiertos en el otro” (Salvador Dalí)

El diagnóstico
del doctor
definitivo:
No le pasa nada

El jefe ordena
tareas inaplazables
la teleoperadora expone
ofertas inmejorables
la amante propone
viajes a lugares recónditos

Ni atiende, ni oye ni escucha.

el camarero recita
las exquisiteces del chef
la hija explica
secretos de la escuela
la esposa susurra
palabras de amor

Ni atiende, ni oye ni escucha.

Han analizado la sangre y la orina.
Le han auscultado los pulmones.
Le han electro controlado el corazón.
Ecografía y tomografía.
Hasta resonancia magnética
E incluso tacto rectal.
Por supuesto, lo primero,
audiometría.

Nada.
No le pasa nada
concluye
el doctor

No le pasa nada,
tan sólo
habla con los muertos.
Sólo eso,
con dolor,
le asegura
la supervivencia

Autor: Javier Solé

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)

Fotografía de Caras Ionut

 


A una adolescente

24 Octubre 2013

Porque en tu sangre había
diecisiete caballos galopando,
en el dulce pecado de la carne
tú y yo nos encontramos,
que el amor vuelve un día de repente,
igual que vuelve el árbol
del estéril invierno a la más verde
mentira del verano.

Porque en tu sangre había
diecisiete caballos galopando,
al corazón quisiste
llegar y te quedaste entre mis manos.
Mi corazón es sitio solamente
de corazón. Me lo dejé olvidado
en una tierra roja de olivares
donde todo es más claro.
Déjalo sollozar. Sólo me sirve
para un amor lejano.

Pero medí tu cuerpo con mis besos,
tus besos con mis labios,
para las altas lunas de tus pechos
fui poeta romántico,
porque en tu sangre había diecisiete
caballos galopando.

Autor: Rafael Montesinos

Ilustración de Richard Baxter

 


optimista

23 Octubre 2013

carl holsoe - ventana (1890)
Estaba el muchacho asomado a la ventana de su casa.
Le pregunté: ¿Esperas a alguien?
-Sí, me contestó, espero el amor.
-Pero hombre, tendrás que salir a buscarlo.
-No, he leído que el amor llega cuando menos te lo esperas.
Y allí se quedó, pensativo, creciéndole la barba.

Autor: Chojesús

Fuente original: http://chojesus.wordpress.com/2013/08/20/optimista/


%d bloggers like this: