pido la luz y la insolencia…

22 Setembre 2017


Pido la luz y la insolencia: pido
la claridad, la certidumbre de los hechos
con parecido empeño al que asumiera
Blas de Otero al pedir la paz y la palabra.
En esta calle oscura, en esta latitud
que al lado de mi casa tiembla a veces,
en el precario territorio donde el tiempo señala
la frágil densidad de los proyectos
de vida, tiendo mis años como alfombras
y pido la luz y la insolencia.
Cerca,
otras vidas extienden sus alfombras
ajadas, su piel rota, su mirada
como un pozo sin agua, como un pozo.

Autor: Manuel Rico

Ilustración: Amalia Avia, “Calle Recoletos”


ensayo sobre el mirlo

21 Setembre 2017


Oh mirlo, cántame un lay hermoso
ALFRED TENNYSON

Soy un mirlo al que le han arrancado los ojos.
Así canto mejor: sublimo
este desorden trágico, este afán
imposible de ser
desde una ceguera absoluta.
En el vacío
de las cuencas vacías,
en esta oscuridad
sin reclamo, deshago mi canción
con todo un ímpetu desesperado.
Y vacío mi lengua
fuera de mí
para que haya luz.
Y vacío mi sangre,
para que riegue este desierto,
fuera de mí.
Y todo lo vacío
fuera de mí.

A veces —solo a veces— dentro
de mí, la luz.
La encuentro en el dolor de lo que sufre,
de lo que rompe
y desentraña
y destierra y revienta y precipita,
en el temblar hipnótico del mar que desconozco,
en el temblar más ciego del aedo.

En la memoria
del aire que fue mío, me detengo
a recordar los himnos,
pero ya ni siquiera sé quién soy.

Solo una canción pura,
solo su esclavitud desaforada.

Autor: Andrés García Cerdán

Fotografia de Laura Makabresku


rompiendo reglas

20 Setembre 2017


Es necesario
revertir el hechizo.

Ese
que borra a las mujeres
de los libros de historia,
de las esferas de poder,
de las antologías.

Ese
que las encierra
entre cuatro paredes
con solo
colocarles un anillo.

Autor: Guisela López

Ilustración de Kate O’Brien


una de las formas de la tristeza

19 Setembre 2017


Abandonaste el colegio a los doce años
y jamás has leído un poema,
ni echas un vistazo
al gris periódico grasiento
que yace arrugado en cualquier rincón,
-apenas vas siquiera al cine-
ni tienes aparato de radio
en tu habitación alquilada
del Hamilton Motel,
sólo sirves ginebra a vejestorios
borrachos que murmuran obscenidades,
y tu cuerpo delgado, de piel tal vez
en exceso blanquecina, se mueve ágil
entre las mesas, pisando el sucio serrín
húmedo de saliva de moribundo,
un reflejo de turbias aguas de pantano
tus ojos verdes que se deslizan
entre los vasos a medio acabar y las colillas
mal apagadas,
recuerdas a aquel personaje
que volvía loco a Bandini
en algunas novelas de Fante,
pero hay noches, en las oscuras
y torvas entrañas de la madrugada,
cuando apenas queda algún cliente
sentado en viejas sillas de mala madera,
que pago unas cuantas de tus copas de bourbon
y fumamos del mismo cigarrillo
y te hablo de un tipo griego que escribía
poemas sobre el paso del tiempo
Atenas y la belleza de los cuerpos jóvenes,
y tú me dices que una vez intentaste
abrirte las venas pero en vez de sangre
manaban tus muñecas sucios diamantes negros,
que tienes veinte años y te acuestas con cualquiera
y que la vida te parece algo extraño
como un pájaro con un ala rota
que sabe que jamás volverá a volar,
y te digo que hay franchutes
que llaman a eso angustia existencial,
pero que tan sólo son palabras en un libro,
y los libros, ya se sabe, de nada sirven
cuando un pájaro no puede volar.

Autor: Ismael Cabezas

Ilustración: Alex Katz, “Alba” (1992)


certeza

18 Setembre 2017


Del curioso cajón
cada día se desliza
por sus bordes
todo lo que guarda.
Y las dudas
como pompas irisadas,
flotan suspendidas en el aire
su tiempo de segundos
y nada se hace luz.

Sólo existe una certeza,
no hay faro
ni fulgor
ni oráculo
ni tan siquiera un milagro
que devuelva un ser
de la ceniza
y en su rostro
aparezcan resueltas
todas las preguntas.

Autor: Blanca Villanueva

Fotografía de Andrea Kiss


la sonrisa de tu infancia

15 Setembre 2017


A Esther S.

“No son tesoros lo que nos falta, sino islas donde enterrarlos”

(Ana Pérez Cañamares)

Márchate hoy de tu casa
abandona en el armario
la ropa y los recuerdos.

Huye de esta gran tristeza
que a todos atenaza,
reconstruye una vida
lejos de estos viejos.

Preservaré en un cajón
aquellas fotografías
desenfocadas.

Regresarás en verano
para darnos sepultura.

Un muñeco de nieve
-nariz sombrero bufanda-
te dará la bienvenida.

Las instantáneas del cajón
dibujarán con nitidez
la sonrisa de tu infancia.

Autor: Javier Solé

Fotografía: Marina Garci, “Judith” (2016)

Del libro de poemas “Las hilanderas” (ISBN 978-84-9160-877-6)


buscador de estrellas

14 Setembre 2017

Se dice de la persona que busca estrellas.
Pero también del animal o de la planta que hace lo propio
como el pájaro para no olvidar el Norte
o el muérdago para no confundir cielo y tierra.
Estrellas marinas.
Estrellas celestes.
Pero también Marilyn Monroe o Estrellita Castro.
Húmedas estrellas de cinco brazos que caminan
entre las olas.
Luminarias más allá de la luz que dejan.
Estrellas maquilladas bajo los focos y que duermen
los sueños de otros.
Se dice de quien las busca.
Pero también pequeña lente colocada sobre los telescopios
y que sirve para eso:
para buscar estrellas en la inmensidad punteada de la noche.
Estrellas como versos.
Versos como estrellas.

Autor: Miguel Rojo

Ilustración: logan zillmer, “The Replacements”


%d bloggers like this: