tsunami psíquico

24 Mai 2017


La muerte
es
irreversible
permanente
concluyente
decisiva
rotunda
categórica
indiscutible
contundente
absoluta
definitiva
vitalicia.

Es,
la muerte,
un fenómeno universal e ineludible.
Todos siempre.

La muerte
es
el fin de las funciones vitales.

Ya no
respiras
ni te mueves
ni tampoco comes
nunca mas bailas
jamás vuelves a sonreír
no podrás amar ni te podrán abrazar.
Los besos están proscritos.

Ella está muerta.

Sólo
la amenaza de evocar
aquellas horas fatales
o sentir el vacío descomunal
de la pérdida
puede
levantar
vientos huracanados
que abolirán
nuestra esperanza
y en el océano
nacerán olas gigantescas
que arrasarán
todos los edificios de la bahía.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)


anatomía

23 Mai 2017

sarazhin-denis-06
Quién situó
el amor
en el corazón

El odio
en las tripas

y el miedo
en la garganta

olvido decirnos
dónde diablos
colocar la indiferencia.

Autor: Itziar Mínguez

Ilustración de sarazhin denis


i’ll go to hell

22 Mai 2017


Escapar por el río,
huir en una balsa,
acariciar el miedo,
coleccionar estrellas,
querer a los amigos.

Fumarse la tristeza
en una pipa de corcho.
Ser la sombra que flota,
un alma sigilosa que se esconde del sol.

Enhebrar una aguja
con un beso,
ser la niña que lee
mientras se toca el pelo.

Yo iré al infierno,
guardaré tu secreto
del hombre agazapado
que busca libertad
y sueña que el futuro
no distingue colores.

Yo iré al infierno
contigo Huckleberry
y el fondo de tu abrazo
será mi salvación.

Autor: Ana Merino

Ilustración de Alex Katz


a ninguna parte

21 Mai 2017

jose-luis-perez-el-paseo
Los pensionistas hablan de trombosis
en los autobuses
o aguardan el final
en los bancos de los parques públicos,
entre mierda de palomas y jeringas
ensangrentadas,
o me paran en la calle
ante escaparates llenos de electrodomésticos
para preguntarme la hora
e interesarse por la raza de mi perro.
Son las cinco de la tarde y todo
en la ciudad apesta a muerte.
Sé que es inútil. Llegar a casa,
ponerme aquí delante y redactar
quince o veinte líneas, qué más da,
esta especie de salvoconducto
a ninguna parte.

Autor: Roger Wolfe

Ilustración: José Luis Pérez, “el paseo”


desacato

18 Mai 2017


Las autoridades han prohibido,

pasear por el puente de los corazones rotos
asomarse a la azotea de las almas tristes
fotografiar el acantilado de los cuerpos sin miedo
que se ahoguen los náufragos en el océano
que se quemen en la calle los desesperados
depositar flores en las tumbas de los suicidas.

Las autoridades lo han prohibido

y a pesar de los carteles
de los golpes y de las sanciones

siguen

lanzándose al vacío corazones rotos
golpeando en el asfalto almas tristes
arrojados en las rocas cuerpos sin miedo
no nadando marineros borrachos
ardiendo en el boulevard quienes lo han perdido todo
visitando el cementerio no sólo en noviembre los supervivientes.

Las autoridades lo han prohibido
y nosotros,
por fin,
libres e insumisos
desobedientes hasta el óbito.

Autor: Javier Solé

Fotografía de Jean Jacques André


la culpa

17 Mai 2017


La derrota de la piel. Sangre
acumulada al final del túnel;
un corazón por el fregadero.

Los ojos esperan una visita.

Alguien tiene que aparecer
porque me encuentro solo,
porque ahora me defiendo

olvidando que soy culpable.

Autor: Raúl Muñoz

Fuente original: https://mequedalapalabrablog.wordpress.com/2017/03/17/la-culpa/

Ilustración: Nikolaos Gyzis, “Capuchin monk”


olvidé decirte

16 Mai 2017


Olvidé decirte que no reconozco la luz,
que pierdo las palabras y las venas hacia la sombra,
que tengo sueños de hierro que no recuerdo,
que amo a hombres y mujeres hasta el límite peligroso,
duermo cerca de sus pechos porque me visita el insomnio
repetido en forma de círculo y sabor a pastilla,
me contradigo una y otra vez, una y otra vez,
hasta que desaparece mi nombre y oigo mis huesos
gritándome al oído,
y no sé cocinar ni acierto los test para ser teleoperadora,
y me divido y huyo de mí cada dos días,
y me pierdo,
porque me olvidé de decirte tantas cosas.
y marchaste y nunca leerás todo esto,
porque olvidé también decirte que no te fueras nunca,
que me dejaras,
al menos,
tu delgada sombra para abrazarla

Autor: Princesa Inca (Cristina Martín)

Ilustración: Munch, “Melancholy”


%d bloggers like this: