Los amantes (E. Friant, 1888)

28 febrer 2015

Friant - Los amantes (1888)

“por muchos documentales y revistas de naturaleza que veo,
por mucha música clásica que escucho,
por muchos poemas que admiro,
no encuentro nada más bello que tú.”

(Agustín Sánchez Antequera, poema “Tú”

Fuente original: http://www.ventarron.blogspot.com.es/2008/01/t.html)

Esta pintura se conoce también con el título de “Romance bajo el puente” o “Tarde de otoño”.

En ella el pintor Émile Friant elige uno de sus paseos y lugares de favoritos, el Grands Moulins de Nancy.

El espectador contempla la escena detrás de la joven pareja, observamos los perfiles, uno frente al otro ensimismados en una conversación, él está fumando, se observa el río con un puente de piedra y casas en la distancia. El se sitúa casi en el centro de la composición, el busto ligeramente inclinado hacia la chica, sosteniendo el cigarrillo sin quitarle la vista a ella. La chica se inclina de la misma manera, la mejilla derecha presiona ligeramente en la mano izquierda, mientras contempla al joven.

Transmiten atracción y ensimismamiento, aunque está exento de cursilería, más bien mantienen un gesto muy natural y atractivo a la vez.  Es una escena cotidiana de un realismo exquisito, evitando el cliché académico.


Poema XVIII de Tierra de Invierno

27 febrer 2015

XVIII

Mircea Suciu - Building fences (2012)
Desde la ventana veo al hombre que recoge cartones.
Náufrago entre cuerdas deshilachadas.

Ha usado tanto los deseos,
que sus pupilas viejas ya no pueden soñar.

Viste un traje húmedo,
deformado por la curvatura de mil espaldas,
con los bolsillos hinchados con monedas sucias y pobres.

Veo al hombre de los cartones
y la carga pesada de una barba crecida.

Terminará el día frente a la chimenea,
junto a la sartén aceitosa.
Mirará sus manos ennegrecidas de lluvia.
Esperará paciente la hora de la muerte y el sueño.

La chaqueta rallada de los días infelices
viste una percha de clavo.

En su fondo más descosido,
asoma el infortunio del hombre solitario.

Autor: Elías Gorostiaga

Ilustración de Mircea Suciu


las cuatro de la madrugada

26 febrer 2015

Klimt - Muerte y vida (1916)
Aúlla el primer perro, y enseguida
hay un eco en un patio, otros resuenan
a la vez en un único ladrido,
bronco y sin ritmo alguno.
Ladran, con sus hocicos hacia el cielo.
¿De dónde venís, perros? ¿Qué mañana
evocan los ladridos de la noche?
Oigo como ladráis al sueño de mi hija
desde el jergón, rodeados de excrementos
con los que señaláis un territorio
de callejones, patios, descampados.
Tal como vengo haciendo
con mis poemas, desde donde aúllo
y marco el territorio de la muerte.

Autor: Joan Margarit

Ilustración: Klimt, “Muerte y vida” (1916)

En este cuadro se representa a la Muerte como una figura esquelética dominada por colores fríos (azules) ataviada con un manto y un cetro y con una sonrisa lúgubre, testimonio de su inexorable triunfo sobre la vida.

La vida y la muerte será una de las temáticas favoritas de Klimt que se extenderá a los miembros del expresionismo. Algunos especialistas relacionan el auge de este asunto con la percepción de la vejez por parte del artista, al tiempo que ve más cerca la muerte.

En la zona de la derecha encontramos un grupo de personas amontonadas -en relación con las imágenes de las facultades pintadas años atrás- encabezadas por el abrazo protector de la madre al hijo mientras que en la parte baja del grupo contemplamos un nuevo abrazo, ahora el de un hombre a una mujer, eliminando toda referencia erótica para mostrarnos “el amor como refugio y consuelo”.

En la zona de la izquierda podemos contemplar a la amenazante figura de la muerte, envuelta en un oscuro sudario decorado con cruces y dirigiendo su expresiva mirada hacia el grupo de la humanidad, grupo que parece no hacer caso a la amenaza que se le viene encima, como si continuaran en su moderna danza, relacionándose así con la tradicional danza macabra de los muertos.


engañados

25 febrer 2015

Michael Fitzpatrick - 03
Mis padres no han sabido

la clase de hija que tenían,
mi marido ignoraba
de qué se alimentaba su mujer,
mis hijos desconocen
qué raquítica madre les ha tocado en suerte.
Cumplí perfectamente el cometido
de engañarnos a todos.

Autor: Inma Luna

Ilustración de Michael Fitzpatrick


utopías

24 febrer 2015

2014 (09) Video Laia 13 hold on
La imaginación sirve para moverse.

Abro los ojos
y quiero llorar.
Los cierro.
Ahí estás.
Bailo.
Y, así, al menos,
sigo el ritmo.

Autor: Ari Garrido

Fuente original: http://prismesdevidre.blogspot.com.es/2013/12/utopias.html


veo que la tarde calla

23 febrer 2015

Andre Dluhos - 01
Veo que la tarde calla
en la imposibilidad de rascacielos
que buscan permanencia
en la mirada de todos los que corren
por calles que la sombra oculta.

Alguien camina
por la tarde que negó los colores
y se hace desierto en cada esquina.

Alguien camina
mientras transcurre lívido el silencio
y ya no hay puerta alguna
para acoger al caminante.

Autor: Maria Cinta Montagut

Fuente original:

http://lapieldelosdias.blogspot.com.es/2015/02/veo-que-la-tarde-calla-en-la.html


épica minúscula

22 febrer 2015

Agim Sulaj - Capitalism
En la historia
hay una vileza
que se repite
año tras año
día a día
durante siglos.

Es la épica minúscula
de quienes
sobreviven
con la certeza
de que nada cambiará.

esclavos en la Roma de Augusto
campesinos y siervos en los castillos feudales
incluso juglares y trovadores en las cortes medievales
indígenas en las minas de Potosí
parias en la India
tejedores en los telares de Manchester
negros en los campos de algodón de Louisiana
granjeros de Oklahoma en California
españoles en la vendimia francesa
niños en las minas de diamante de Sierra Leona
jornaleros andaluces en los cortijos
liquidadores en la central de Chernobyl
incluso falsos autónomos y socios cooperativistas
inmigrantes hacinados en la huerta de Almería
talleres infantiles en Bangladesh
restsveks de Haití, dagongmei de China
vendedores ambulantes en las playas de Marbella
incluso los suicidas de cuello blanco en impolutas corporaciones.

talleres clandestinos en todo el mundo
desempleados en el sur de Europa.

Es la épica minúscula
de ejércitos vencidos
de antemano,
solos desnutridos abandonados,
siervos de la globalización,
nietos de los esclavos del Faraón.

La misma tosca historia
repetida
tantas veces
que parece
una costumbre
en lugar de
una ignominia.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Agim Sulaj, “Capitalism”

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)


%d bloggers like this: