Hugo Erfuth con perro (Otto Dix, 1926)

31 Octubre 2015

Otto Dix - Hugo Erfuth con perro (1926)
“El éxito es fácil de obtener. Lo difícil es merecerlo”
(Albert Camus)

Otto Dix y Hugo Erfurth se conocieron en el año 1920, cuando era todavía un pintor joven y desconocido, recién llegado a la ciudad de Dresde (1919) tras cuatro años en el frente.

Otto Dix ha retratado a Hugo Erfurth, un hombre de mediana edad que no lleva ningún atributo u objeto que revele su identidad u ocupación. Al hacer así, ha inmortalizado su aristocrática presencia, a la manera de los retratos tradicionales de aparato, de nobles y monarcas. Erfurth era fotógrafo oficial de la corte del rey de Sajonia y también un personaje conocido en los círculos intelectuales de Dresde, ya que además se dedicaba al comercio de objetos artísticos y, entre 1922 y 1926, dirigió en dicha ciudad un gabinete de arte gráfico.

Hugo Erfurth está sentado y le acompaña su perro Ajax, signo máximo de fidelidad. Su perfil se recorta sobre una cortina parda con motivos florales esquematizados; y el gris de su traje y las notas celestes y aguamarinas de sus ojos, su corbata y la piedra de su anillo se equilibran con el fondo de pared azul, que ocupa un tercio del lienzo por la izquierda, y cuya intensidad aumenta desde abajo hacia arriba. Por un lado, Dix ha acudido a una tipología de retrato definida desde el siglo XV: la persona adquiere volumetría, gana en presencia física, por el acusado dibujo utilizado por el pintor.

Parece como si el perro y su amo fundieran sus miradas en un punto, puesto que el perro, por su fidelidad, se convierte en el eco del amo…

David Alexander Colville - 56En esta pintura de David Alexander Colville el perro, misteriosamente, se interpone en la trayectoria visual de su amo de tal manera que prácticamente lo suplanta por completo.


imágenes fugaces

30 Octubre 2015

10487456_260863837438159_7197237974937548186_n
Eres, Laia
como esas aves migratorias
que habitan todos los lugares
pero no están en ninguna parte.

puedes esconderte bajo el queso gratinado
aparecer de pronto en el patio de la escuela
nadar en la piscina de Can Bonastre
o sentarte en el sofá para ver la tele.

Si entro despacito en la cocina
te descubro comiendo pepinillos
o aliñando la ensalada
con vinagre oscuro y maíz dorado.

Pero siempre tienes prisa,
son visitas cortas,
imágenes fugaces
que no llegan a afianzarse.

La estela que dibuja tu vuelo en el cielo
acaba siempre con lágrimas
que las nubes no consiguen nunca sofocar.

Autor: Javier Solé

Del libro “Bombyx mori” (ISBN 978-84-9095-196-5)


la mentirosa

29 Octubre 2015

Andreas Puhl 03
Tienes hora para ir al ginecólogo,
te duele la cabeza, te ha sentado
algo mal o preparas un examen,
es el santo de Marta, los gemelos
se aburren sin salir o Macarena
te ha invitado a bañarte en su piscina…
¡Qué mal mientes, amor! Si no te gusto,
dímelo. Pensaré en un buen suicidio.
Pero si quieres verme, y tus excusas
no son más que un vulgar afrodisíaco
para que se mantenga mi deseo,
invéntate otros juegos, vida mía,
que el premio del engaño es el olvido.

Autor: Luis Alberto de Cuenca

Fotografía de Andreas Puhl


tierra de soledad

28 Octubre 2015

John Atkinson Grimshaw - November (1879)
Con el tiempo los cuerpos se acostumbran
a caminar completamente solos
sobre la tierra de la soledad.
Las vagas sensaciones, los recuerdos
de los lugares en los que encontramos
a alguien con quien hablar, a alguien que escuche
nuestras palabras mientras cae la tarde,
se van borrando lentamente, como
huellas que el viento apaga y desordena.
Y el eco tibio del antiguo encuentro
no persiste en la voz, en el lenguaje
con que aprendimos a nombrar las cosas.
Sólo queda la noche. Y nos perdemos
en el largo silencio de las calles
vacías. Y al llegar la madrugada
sentimos frío y respiramos muerte.

Autor: Eloy Sánchez Rosillo

Ilustración: John Atkinson Grimshaw, “November” (1879)


La poesía tiene que ser un ángel, no tiene sexo

27 Octubre 2015

Olga Zavershinskaya a.k.a. Armene - Shell
Que caiga el ángel
y los poetas abandonen los cánticos de espejo,
Que quede libre la palabra
y descienda de su adorno.

Que sea serpiente tentadora
y contenga el miedo de los hombres,
se alimente de la herida
y deje al poeta vacío, limpio,
cubierto de tinta.

La poesía debe ser un ángel expulsado,
una caída desde un azul intenso,
porque la belleza nos debilita.

La poesía tiene que caer,
romperse el ala y el orgullo,
enfrentarse al monstruo
y no poder volver a acercarse
a Dios o su madre,
porque ya no hay verdades ni profetas.

Y si eres mujer y los niños no te nacen,
no es por amor, es por angustia.

Y si eres hombre y te faltan las palabras,
déjate caer.

Elige un objeto innecesario y rómpelo.

Recuerda el contacto con el suelo,
recupera la culpa y el silencio,
descompón el síntoma.

La enfermedad es una suma de miedos.

Decide sobrevivir
o elige la muerte para entender.

Autor: Silvia Nieva, del poemario “La Fábrica de Hielo” (Canalla Ediciones, 2014)

Fotografía de Olga Zavershinskaya a.k.a. Armene


albada

26 Octubre 2015

John Atkinson Grimshaw - 07
Encara no és de dia.
Surten del niu i canten.
Els de la culpa ho fan
ocults i des de lluny.
Els de la veu més clara
són els de la tristesa.
Els de la solitud,
que canten per amor,
no canten per ningú.
Se sent, fort i proper,
el cant dels que no hi són.

Autor: Joan Margarit

Ilustración de John Atkinson Grimshaw


núvols blancs en l’aire blau

25 Octubre 2015

Catrin Welz-Stein - 09

Així es a vegades de net el meu record.
El teu no ser és lluminós com tú,
per això no he buscat cap més consol
que sostenir el fil del teu somriure.
Per no perdre’t, avui no em cal tancar
tan fort el puny com a la teva mort.
Però succeirà.
Serà quan, en un dia de molt vent,
deixi anar el fil del teu estel, Joana

Autor: Joan Margarit

Ilustración de Catrin Welz-Stein

Nubes blancas en el aire azul

Así, a veces, es de limpio mi recuerdo.
Tu no ser es luminoso como tú,
por eso no he buscado nunca más consuelo
que sostener el hilo de tu sonrisa.
Por no perderte, hoy no necesito cerrar
tan fuerte el puño como el día de tu muerte.
Pero sucederá.
Será cuando, un día de mucho viento,
deje ir el hilo de tu estrella, Joana.


%d bloggers like this: