lágrimas

11 Juliol 2018


Al nacer
el nonato
apenas tarda un minuto
en llorar.

Sólo el pecho
de la madre
calma su llanto.

Son lágrimas de júbilo
que ignoran que la vida
fugaz
será cercenada.

Al morir,
la madre
apenas tarda sesenta segundos
en llorar
acunando el cuerpo inerte
de la hija que no le dará nietos.

Son las mismas lágrimas
que cruzan la noche
buscando una aurora imposible
bajo la certeza
de que la muerte también muere
pero después de arrasar la vida.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Giovani Segantinni, “le due madri” (1889)

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)


amanecer

18 Juny 2018

“Querido amigo: te escribo desde uno de los lugares más tristes de la tierra, pero de los más célebres de esta guerra también. Vivo ahora en un agujero cavado en la tierra. El espectáculo es maravillosamente grandioso noche y día, el terrible estruendo es incesante, la llanura arruinada se siembra sin cesar con el metal de muerte en el que habrá de germinar la nueva vida”

(Guillaume Apollinaire)

Las luces diminutas
que el soldado,
herido en la batalla,
divisa en el horizonte
son las casas
que no habitara
donde viven las mujeres que no amara
junto a la prole que no procreara.

Al alba,
en la ladera,
un reguero de sangre
traza un nombre incompleto.

En otro lugar,
lejos de estas montañas,
una comitiva entrega
a la madre del soldado
una medalla que el tiempo
no tardara en oxidar.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)

Ilustración: Otto Dix, “Amanecer” (1913)

El pintor expresionista, en 1913, tenía 22 años y estudiaba pintura en Dresde. Ese año, víspera de la Gran Guerra, pinta esta salida de sol como una inmediata premonición de lo que será un amanecer en un paisaje bélico: un sol de brillo sucio y apagado sobre un campo enlodado al que sobrevuelan pájaros siniestros como cuervos. Son estos animales que presagian un paisaje desolado habitado por la Muerte los únicos seres vivos que sobrevuelan como en la pintura de Vang Gogh o en la de Egon Schiele.

El cuadro, tachado de “arte degenerado” será confiscado por los nazis y recuperado milagrosamente intacto.


pesadilla

15 Juny 2017


“En algún momento
las pesadillas soñaron
que eran sueños”

(Isabel Alamar)

Esta madrugada
he tenido una pesadilla

con un instante insensato
de felicidad.

El cuerpo sin vida
permanecía en el pasillo.

Es una imagen
anclada en mi memoria
los días y las noches
durante nueve meses
cuarenta semanas
doscientos ochenta días
calcula tú
las horas los minutos o los segundos
de este infierno.

Alguien anuncia que no está muerta
y ella se levanta de la cama.

Es absurdo,
carece de la más mínima lógica.
Es,
además,
imposible

pero a las cinco veinticinco
de la madrugada
era real.

Me he incorporado
lleno de júbilo
incluso la he tocado
y no estaba fría.

Unos segundos
más tarde
el silencio de la casa en ruinas
me ha restituido
la verdad.

Si hubiera vuelto
ellos le exigirían regresar
no más tarde de la medianoche.

No sé que hacía yo
desvelado y agitado
con un zapato en la mano.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)

Ilustración: Louis Janmot, “Poème de l’âme” (8) Cauchemar


cae la noche

9 Juny 2017


Un hombre atraviesa la plaza
caminando con prisa
las primeras luces de las casas reflejadas
en el asfalto mojado por la lluvia de la tarde.

Ni regresa ni le guía destino alguno,
sólo atraviesa la plaza empapada
evitando mirar las ventanas
que desprenden el aroma
de los caldos de las cenas
en familia y con cuchara.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)


tsunami psíquico

24 Mai 2017


La muerte
es
irreversible
permanente
concluyente
decisiva
rotunda
categórica
indiscutible
contundente
absoluta
definitiva
vitalicia.

Es,
la muerte,
un fenómeno universal e ineludible.
Todos siempre.

La muerte
es
el fin de las funciones vitales.

Ya no
respiras
ni te mueves
ni tampoco comes
nunca mas bailas
jamás vuelves a sonreír
no podrás amar ni te podrán abrazar.
Los besos están proscritos.

Ella está muerta.

Sólo
la amenaza de evocar
aquellas horas fatales
o sentir el vacío descomunal
de la pérdida
puede
levantar
vientos huracanados
que abolirán
nuestra esperanza
y en el océano
nacerán olas gigantescas
que arrasarán
todos los edificios de la bahía.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)


insomnio

3 Mai 2017


“Cuánto he sufrido hoy lunes.
Son las doce y un segundo de la noche
no es ni siquiera martes.
Esto es parecido a reventar
no es ni siquiera parto”

(Gloria Fuertes, poema “Pena”)

La luz de la bombilla
iluminando un segmento del paseo,
donde se respira un silencio acaparador,
ni siquiera ladran los perros abandonados
ni se escucha el vuelo de las moscas cojas,

en una noche
donde todo parece tranquilo
salvo el latido en mi interior.

Los pasos de dos sombras del pasado,
el grito de una momia que recupera la memoria,

el desgarro en el cuerpo
del bisturí en el muerto
de la navaja en el viandante
del cuchillo en la esposa
clausura este mutismo,
se disparan las alarmas de los autos
los perros comienzan a ladrar
la calle se puebla de cadáveres
las moscas ejecutan una danza asesina.

Autor: Javier Solé

Ilustración de Mosmoth

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)


no mires hacia atrás

27 febrer 2017

yo-ame-a-un-gorrion
Al mirar tu reflejo
en el retrovisor
has visto que
estás
tan viejo
tan calvo
tan cansando
tan callado
que si no haces
un minúsculo esfuerzo
no volverás a volar,
los neumáticos de los autos
sepultarán todos tus sueños
también
tu legítima tristeza bastarda.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)


%d bloggers like this: