los grillos

30 Març 2014

1623345_521472117961535_1939559950_n
Conozco la sombra,
negra y espesa,
que han dejado en sus ojos
los narcóticos.

Es el abismo que deja

el grillo

cuando calla

en mitad de la noche.

Autor: Cysko Muñoz

Fuente original:

http://laputtapoesia.blogspot.com.es/2012/10/los-grillos.html


el tiempo perdido

29 Març 2014

Andrei Zadorin
Si tuviera en mi mesita de noche una hucha segundera
para meter cada mañana los restos soñolientos del reloj,
la rompería ya mismo de un golpe, o de un aliento,
juntaría las migajas derramadas de mi tiempo
y haría con ellas un ratito para contarte el cuento
de esa lechera que no quebró el cántaro,
que cumplió el sueño.
Si de un año tuviese ahorrados los días absurdos,
o, día a día, esas medias horas de espera desabrida,
de minutos sin aliño demasiado cortos para aburrir,
demasiado largos para fingir estar sumido en entreactos.
Si tuviera del banco un extracto de meses sobrantes
o de lustros invertidos en vete a saber tú qué crónicos desfalcos,
te lo daría a ti ahora mismo hijo mío.
Pediría en ventanilla un reintegro en días de reyes y fiestas niñas,
en domingos hermosos y noches pías
para compensarte las sondas, las gasas y las vías
que drenaron la ilusión de un seis de enero,
la de un fin de año sin año nuevo y la de un hogar de amor certero
que merecías y yo perdí, con cara de tonto, el puñal en el cuello
y en mi escaso bolsillo el derecho a pataleo sin usar, casi entero.

Autor: Marçal Font Espi

Ilustración de Andrei Zadorin


Desnuda

28 Març 2014

Sergey Ignatenko - 03

Amo tu desnudez
porque desnuda me bebes con los poros,
como hace el agua
cuando entre sus paredes me sumerjo.

Tu desnudez derriba con su calor los límites,
me abre todas las puertas para que te adivine,
me toma de la mano como a un niño perdido
que en ti dejara quieta su edad y sus preguntas.

Tu piel dulce y salobre que respiro y que sorbo
pasa a ser mi universo, el credo que se nutre;
la aromática lámpara que alzo estando ciego
cuando junto a la sombras los deseos me ladran.

Cuando te me desnudas con los ojos cerrados
cabes en una copa vecina de mi lengua,
cabes entre mis manos como el pan necesario,
cabes bajo mi cuerpo más cabal que su sombra.
El día en que te mueras te enterraré desnuda
para que limpio sea tu reparto en la tierra,
para poder besarte la piel en los caminos,
trenzarte en cada río los cabellos dispersos.

El día en que te mueras te enterraré desnuda,
como cuando naciste de nuevo entre mis piernas.

Autor: Roque Dalton

Ilustración de Sergey Ignatenko


faros en la noche

27 Març 2014

Lichtenstein - in the car (1963)

Intento seducirte en el pasado.
Las manos al volante y esta luz
de club nocturno del tablier me dejan
-fantasía invernal- bailar contigo.
Detrás de mí, igual que un gran camión,
el mañana hace ráfagas de luces.
No lo conduce nadie y me adelanta,
pero ahora tú y yo viajamos juntos
y el coche puede ser el dos caballos
de los años sesenta hacia París.
“Je ne regrette rien” canta Edith Piaf.
Bajo la ventanilla, entra la noche
fría de la autopista, y el pasado
se aproxima de cara, velozmente:
cruza y me ciega sin bajar las luces.

Autor: Joan Margarit

Ilustración: Lichtenstein, “in the car” (1963)


la escondida fuente

26 Març 2014

andrea kowch - 02
Cuando el dolor te venza y te derrumbe y des
con tus huesos en una noche ciega,
no pienses ante todo en escapar: indaga
en el hondo misterio que supone
que ese dolor exista, igual que existen
el pájaro y la flor, la hormiga o las estrellas.
Y escarba en sus escorias enigmáticas
con corazón dispuesto y manos que se entreguen
a buscar la verdad sin titubeos.
Escarba en tu dolor hasta llegar al fondo
de la tiniebla y del espanto. Allí
verás sin duda el rostro de la muerte.
Pero no desfallezcas. Si tu espíritu
no se rinde y prosigue,
tal vez descubras luego,
bajo la tierra estéril de las devastaciones,
una escondida fuente. De ella brota
una agua fresca y viva que es también una luz,
la más intensa luz, la luz más pura.

Autor: Eloy Sánchez Rosillo

Ilustración de Andrea Kowch


casa de misericordia

24 Març 2014

franquismoEl padre fusilado.
O, como dice el juez, ejecutado.
La madre, ahora, la miseria, el hambre,
la instancia que le escribe alguien a máquina:
Saludo al Vencedor, Segundo Año Triunfal,
Solicito a Vuecencia poder dejar mis hijos
en esta Casa de Misericordia.

El frío del mañana está en la instancia.
Hospicios y orfanatos fueron duros,
pero más dura era la intemperie.
La verdadera caridad da miedo.
Igual que la poesía: un buen poema,
por más bello que sea, será cruel.
No hay nada más. La poesía es hoy
la última casa de misericordia.

Autor: Joan Margarit


tu ausencia

23 Març 2014

guitarra apoyada en la silla
En ese instante,
cuando la hora sea furtiva,
te buscaré en un poema,
apurando tu recuerdo entre sus versos.

Escribiré las caricias, que me faltaron
a cada halo de mis huérfanos suspiros,
mientras el dolor destiñe el iris de la noche.

Lloraré tu ausencia, que ya es pena vieja,
amasando la congoja en mi garganta.
Y en mi porfía, trenzaré mi huida
a los pliegues de un sueño.

Entre tanto te pienso,
serás tea que prende en mi cuerpo.
-Sangre de pasión- tu piel.
Mis ojos rutilarán a la luz de tu fuego.

En ese instante,
cuando me pierda en quimeras,
invocaré un beso tuyo entre mis labios
para que libes el sabor de mis jadeos.

Autor: Luisa Gómez Borrell


%d bloggers like this: