El sueño (G. Courbet, 1866)

29 Setembre 2013

Coubert - el sueño (1866)
En “El sueño” (conocido también como “Las amigas”, “Pereza y lujuria”, “Las durmientes”) se nos muestra a dos mujeres en una actitud lésbica, adormiladas, seguramente después de haber hecho el amor y rodeadas de una serie de objetos a los cuales se les puede aplicar un cierto simbolismo como es ese collar de perlas que nos indicaría el pecado o la pasión y esa copa tipo cáliz que simbolizaría el perdón.

Las mujeres recuerdan a las figuras de diosas mitológicas de la escuela veneciana. El pintor aborda un tema morboso para la época en que vivió el artista: la relación sexual entre dos mujeres. Aún es objeto de debate si se trata sólo de representar el sueño inocente de dos amigas o se trata de una obra sobre el amor lésbico.

La puesta en escena es refinada. Las mujeres están sobre una cama, enmarcada por cortinas de terciopelo azul oscuro. Las dos mujeres son de carne y hueso, eliminando idealizaciones típicas en el academicismo. Sus figuras enlazadas se recortan sobre la oscura pared entelada, resaltando sus brillantes cuerpos ante la blanca sábana de seda. A ambos lados de la cama encontramos sendas mesas, una con objetos decorados a la moda oriental y otra típicamente occidental. La luz resbala por los dos cuerpos y acentúa el erotismo de la composición.

Dos mujeres, una rubia algo pelirroja y otra morena. La mujer morena se desconoce quién era pero la pelirroja se sabe que corresponde a una bella mujer llamada Joanna Hiffernan, una irlandesa a la que Courbet había conocido el verano anterior durante una estancia de unos meses en la localidad de Trouville. Posteriormente, en París, Joanna posaría en esta obra y en el controvertido cuadro “El origen del mundo”, un cuadro que muestra un primer plano de un sexo femenino y que sería adquirido también por el erotómano turco Khalil Bey.


en el paso elevado

28 Setembre 2013

La-tentacion-vive-arriba (Billy Wilder, 1955)en el paso elevado
una ráfaga súbita de viento
te desató el vestido lo justo
para que el día
ya fuese inolvidable

y yo supe
que era un regalo
que me hacías en público

por haberme
portado tan bien
esa noche

Autor: Karmelo C. Iribarren

Ilustración: fotograma de “La tentación vive arriba” (1955), de Billy Wilder


Cuando estés vieja y gris y soñolienta…

27 Setembre 2013

mujer desnuda leyendo
CUANDO estés vieja y gris y soñolienta
y cabeceando ante la chimenea, toma este libro,
léelo lentamente y sueña con la suave mirada
y las sombras profundas que antes tenían tus ojos.
Cuántos amaron tus momentos de alegre gracia
y con falso amor o de verdad amaron tu belleza,
pero sólo un hombre amó en ti tu alma peregrina
y amó los sufrimientos de tu cambiante cara.
E inclinada ante las relumbrantes brasas
murmulla, un poco triste, cómo escapó el amor
y anduvo en las cimas de las altas montañas
y entre un montón de estrellas ocultó su rostro.

Autor: William Butler Yeats


a veces cuando la noche me aprisiona

26 Setembre 2013

hiroshi - 01
A veces cuando la noche me aprisiona
suelo sentarme frente a una cabina
telefónica
y contemplo las bocas que hablan
para lejanos oídos.
Y cuando el hielo de la soledad
me ha desvenado, los barrenderos moros
canturrean tristemente
y las estrellas ocupan su lugar,
yo acaricio el teléfono
y le susurro sin usar monedas.

Autor: Félix Francisco Casanova

Ilustración de Hiroshi


fantasmas del pasado

25 Setembre 2013

Iain Faulkner - 06
La he visto esta mañana,
en una cafetería. Estaba
sola, con un café con leche
y una revista del corazón
sobre la barra. Parecía,
más que cansada, aburrida
de vivir. Me ha mirado
unos segundos… Luego
ha desviado la mirada.

Autor: Karmelo C. Iribarren

Ilustración de Iain Faulkner


Els castellers

24 Setembre 2013

castellers dreams
Apinya
aguanta
no caiguis
recolza’t
jo t´arrapo
ens arrapem
Empeny
tots empenyem
pateix
patim
fins i tot les faixes pateixen
Se’n van la música
el soroll
són ells
som nosaltres
som tots
Amunt
més amunt
aguanta
només una mica més ..
Som
el nen que s’enfila
ens enfilem
l’home gairebé trencat
patim
la dona orgullosa
respirem
Arrenquem
a aplaudir ..
I som
el primer nen
el darrer home
les dones que criden
celebrant el seu poder
Creixem
som.

Autor: Iñaki C. Nazabal

Fuente original: http://humo-itineraria.blogspot.com.es/2010/09/els-castellers.html


Enigma

22 Setembre 2013

Samy Charnine - 12
Huye la tarde y los pasos ignoran su impronta.
Un verde oscuro tizna al limonero
pero las sombras no llegan.
Qué haremos con la luz
cuando la noche invada la paz
de esta postrera brisa.

Autor: Gabriel A. Jackovis

Fuente original:
http://paramiuncortado.wordpress.com/2013/08/15/enigma/

Ilustración de Samy Charnine


la vuelta de la pesca (Sorolla, 1894)

21 Setembre 2013

En paralelo a sus cuadros de temática social, Sorolla desarrolla un costumbrismo centrado en la vida de los pescadores valencianos. En estos cuadros de temática regionalista comienza la anécdota para, progresivamente, crecer el interés por captar, cada vez de forma audaz, los efectos que la luz mediterránea tiene sobre las figuras, los objetos y el paisaje.

La pintura de Sorolla, como su contenido, carece de artificios. Es un soplo de vitalidad mediterránea que parece dejarnos olor a salitre. Los cuerpos desnudos, las velas al viento, el sol en su cénit… Sorolla dibuja líneas suaves y vigorosas que despiertan un optimismo  sereno, una alegría de vivir en su justa medida, sin derroche ni reserva. Su pincelada es sencilla, precisa y expresiva. Bebe del impresionismo, pero no se enreda en su técnica, se limita a tomar de sus maestros el juego de luz y cambia el punteo por una pincelada más generosa.

En esta apacible composición donde unos pescadores regresan del trabajo la presencia de una potente luz junto a una majestuosa quietud son los dos elementos principales de una composición donde el viento hincha la vela que se desparrama por toda la escena. El extraordinario torrente de colores irradia con una luz insultantemente dorada que se deposita hasta en la superficie del agua y en las crestas de las olas y que ofrece sus mejores contrastes en el ocre de los bueyes y en el amarillo de algunos fragmentos de la indumentaria de los hombres.

Hay un contraste entre el plano inferior, donde los animales aparecen ligeramente ladeados y las figuras humanas adoptan un estatismo que evoca cierto aire a estatuas clásicas y el plano superior, donde la vela –de un blanco amarillo reluciente- despliega toda su energía. Es probable que de todas las escenas de pescadores faenando sea ésta donde mejor transmite el pintor una sensualidad que exterioriza una visión gozosa y vitalista de la realidad que se contrapone al pesimismo de la generación del 98.

Durante el largo verano de 1895 la familia Sorolla se instaló entre Valencia y Buñol. Aquel sería uno de los muchos períodos estivales que el pintor pasó a orillas del mar. Durante esa temporada, en la playa valenciana, ejecutó esta composición directamente al aire libre, tomando las imágenes al natural.

En ella aparecen retratados unos pescadores que llevan a cabo sus faenas diarias; personajes vivos curtidos por el sol y el esfuerzo. Los pescadores limpian las nasas mientras aguardan la llegada de los bueyes que han de arrastrar la barca fuera del agua. Y la luz brilla en las mismas nasas en forma de reflejos y palpita en los sombreros de paja y en la camisa blanca; deslumbra en la espuma ondulante,

La sencillez de la composición, con las dos figuras principales formando, con la que está sentada en la barca, una diagonal de izquierda a derecha y el detalle de la vela incompleta, son fruto de la influencia de la fotografía.

Pescadores valencianos es, en resumen, un homenaje al quehacer de los pescadores de su tierra natal, en el que capta con enorme destreza el reflejo del sol en la espuma del mar y el contraste de sombras y luces en torno a los pescadores y la barca.

Sol de la tarde fue el punto culminante de la madurez del arte de Joaquín Sorolla. Todo su interés por captar los efectos de la luz natural, ambientado aquí en el atardecer en la playa de Valencia, mientras los pescadores recogen su barca, tal y como lo había adelantado ya en La vuelta de la pesca, adquiere en este cuadro su máximo desarrollo artístico. La absoluta libertad pictórica con que se enfrenta a esta obra, la rotunda monumentalidad de las figuras que la componen y la imponente presencia de la vela, así como el enérgico frenesí con que refleja el movimiento del mar son los alicientes figurativos de los que extrae las máximas posibilidades plásticas.


Imagen recuperada

18 Setembre 2013

Los rozados pezones tensos, gotas de agua
en tus pequeños pechos, recorriendo
la oscura raja de tu culo, temblando
entre las olas, bajo la luz de las estrellas,
en el mar tibio de final de verano.
Ahora, años después, esas mismas gotas
resbalan aún por la piel suave de tu vientre, tu escondido
ombligo,
el áspero y negro pelo de tu sexo,
frágiles y mínimas, leves huellas de humedad en tus muslos.
Precaria intimidad, imagen recuperada de la vida,
frente a los años, frente al tiempo acosado,
y de repente en tus ojos, relámpago en la sombra,
la luz de aquella noche, en tus manos al aire
aquel galope blanco de la espuma llegando.

Autor: Juan Luis Panero

Ilustración de Erica Chappuis


Enseñanza superior

18 Setembre 2013

osito peluche Pilar Diez-Alegría
He necesitado cumplir los 25.
He necesitado licenciarme
en Filosofía,
y perseguir un doctorado,
y despellejar mi paciencia
en unas oposiciones,
para descubrir que lo más apreciable,
mi mejor joya:
mi COÑO.

Ahora me faltan años
y currículum
para retroceder en el tiempo
y ejercitar otras virtudes
y conquistar el mundo
en un abrir y cerrar de piernas.

Autor: Eva Vaz

Fotografía de Pilar Díez-Alegría


%d bloggers like this: