cabinas telefónicas (Richard Estes, 1967)

30 Juny 2016

Richard Estes - Cabinas telefónicas (1967)

Richard Estes, estadounidense, es conocido por sus pinturas hiperrealistas. Esta considerado uno de los principales protagonistas del fotorrealismo.

Sus cuadros consisten generalmente en retrospectivas de ciudades alejadas y  paisajes geométricos de ambientes urbanos en donde los automóviles, forma de vestir, carteles publicitarios y escaparates, representan el ambiente de la época. En especial la ciudad de Neva York

La mayor parte de sus obras del principio de los años sesenta representan a habitantes de ciudades desarrollando actividades cotidianas.

Alrededor de 1967 el artista empezó a pintar fachadas de tiendas y edificios con ventanales de cristal, y lo que es más importante, las imágenes reflejadas que se mostraban en estos ventanales. Los cuadros estaban basados en fotografías a color en los que captaba la naturaleza evanescente de los reflejos, que podían cambiar por la iluminación y la hora del día.

El punto de partida de Cabinas telefónicas (1967) fueron varias fotografías que tomó de unas cabinas telefónicas alineadas, situadas en la confluencia de la calle Broadway, la Sexta avenida y la calle 34, que el artista combinó y transformó para convertirlas en motivo pictórico.

A pesar de representar una escena reconocible, la complejidad del encuadre y la confusión de reflejos hacen necesario un esfuerzo adicional de concentración, puesto que nada puede ser captado con una simple mirada. Como en la mayoría de sus pinturas, Estes indaga en la capacidad que tiene el cristal de crear equívocos, ya que puede al mismo tiempo transparentar y reflejar, lo que le permite añadir un grado más de desconcierto. En este ejemplo, la acumulación de reflejos, algunos nítidos sobre el cristal y otros distorsionados sobre las superficies metálicas, nos permite acceder simultáneamente a la escena que tenemos de frente y a los edificios que se encontrarían a nuestras espaldas, de los que podemos reconocer los letreros unos grandes almacenes.

Richard Estes - 03

Los cuadros de Estes presentan a menudo la yuxtaposición de espacios interiores y exteriores.

Evitando el pintoresquismo, lo histórico y lo anecdótico, los cuadros de Estes muestran la estructura formal y la realidad cotidiana de Nueva York.


oficio

29 Juny 2016

Angeles Santos - Autorretrato (1928)
Hay horas bienaventuradas:
festejo

las figuras del polvo a contraluz,

el sabor de la lluvia.
Pero hay días oscuros
que aguardan entretanto
con nombres y con fechas.
Entonces
guardo mis muertos
en cajitas de fósforos,
de zapatos, de arroz.
Mis muertos
y mis muertes.

Autor: Susana Cabuchi

Ilustración: Angeles Santos, “Autorretrato” (1928)

Sobre fondo liso aparece una bella mujer joven, retratada frontalmente desde la cabeza hasta la cintura. Viste una blusa negra. Se ha evitado cualquier detalle trivial y la composición se destaca por su absoluta sencillez.

Resalta su mirada. Los ojos observan al espectador fijamente. Son grandes y muy abiertos. La pupila muy dilatada trasmite una expresión de asombro en el rostro. Su tez es pálida.

En este autorretrato la pintora tenía 17 años de edad.


se busca

28 Juny 2016

Zinaida Serebriakova - Terrace in Collioure (1930)
rincón a resguardo
hasta que amaine la tristeza,
necesarias vistas a una arboleda,
libros y buena calefacción.
Se valorará mano amiga
que sostenga la mía
en los días más grises,
de los negros ya ni hablamos.
Indispensables chimenea
y chocolate negro
en el armario de la cocina,
que ha de ser blanco,
como las puertas,
las cortinas
y las macetas.
Firmo contrato a prueba
hasta fin del primer invierno.
Pago en versos.

Autor: Elvira Laruelo


Sadi

27 Juny 2016

Gary Bunt - 85
No era por azar que el tiempo
transcurría desde entonces
más despacio: nos daba tanta pena
ver llover cada domingo
y mirábamos pasar la vida
que pasaba.

A menudo era suficiente.

Pero otras tardes la soledad,
aquella perra gris y coja,
mordía nuestros brazos
con ahínco, guardaba la casa
de todo lo perverso.
Y nos hacía llorar.

Autor: Luis Miguel Rabanal

Ilustración de Gary Bunt


poeta ecologista

26 Juny 2016

abella2
Esta manía mía
de aprovechar cualquier papel
pensar en el futuro de los árboles viejos
en las secuoyas de California
o quizás el miedo ancestral a enfrentarme
a un papel completamente blanco
me hace escribir
versos en el reverso de las hojas,
en facturas impagadas,
extractos bancarios sin saldo,
catálogos de enseres inútiles,
en las cartas amables de codiciosos comerciantes.

Hoy compongo un poema
en la encuesta de satisfacción
que envió la funeraria
hace tres meses.

Lo ves, Laia,
es imposible
no pensar en ti.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)


muere

25 Juny 2016

Winslow Homer - The Adirondack Guide (1892)
Muere quien
solo ve un lamento en cada estrella,
se solidifica en un fósil ignoto,
evapora su alma en el vacío,
se espesa en coágulos inmóviles,
no reconoce la suma de los solitarios instantes que le justifican,
solo vive en la abstracción de las nubes,
ya no distingue el alba del crepúsculo,
disuelve su amor en agua destilada,
sólo escribe versos que nadie leerá,
besa pensando sólo en el siguiente beso,
espera y sólo espera mientras nada ocurre,
ama y su amor no alcanza las constelaciones,
en la noche tras la noche no reconoce ya estrella alguna,
en la sima de su soledad especula con el calor de la piel,
no halla en el ruido algún mensaje,
en la espuma de las olas no lee un nombre,
deja de respirar como si nunca hubiese respirado,
desea morir porque no quiere mirar atrás,
pertenece al olvido o ya está entrando en él,
espera una señal que jamás se producirá,
jamás amó a bocajarro,
recuerda un sabor y no puede recobrarlo,
escribe poemas ya escritos hace mil años,
posee un corazón deshabitado,
desespera por la sal de una lágrima,
sólo desea un último milagro, el tuyo.
Quien fallece por miedo a amar
y sigue estando en ningún sitio.

Autor: Enrique Claros

Fuente original: http://www.intringulis.com/creoenlanoche/muere/

Ilustración: Winslow Homer, “The Adirondack Guide” (1892)


summa cum laude

24 Juny 2016

2013 (12) Laia estudiando 01

Hay una hija
escondida entre la maleza
que no me ha dado nietos
ni ha festejado mis aniversarios
ni me ha regalado
corbatas de colores
y calcetines de cuadros,
con la que no celebre
el final del bachillerato
ni me ha invitado a la ceremonia honoris causa
por la prestigiosa universidad a la que emigro.

Si me dio,
en el escaso tiempo
que vivió,
tantas alegrías
que ha sido galardonada
summa cum laude
a título póstumo.

Autor: Javier Solé

Del libro “Bombyx mori” (ISBN 978-84-9095-196-5)

Fotografía de Laia, diciembre 2013


%d bloggers like this: