huyendo de la crítica (Pere Borrell, 1874)

30 Juny 2018


Uno de los trampantojos más populares de la historia del arte es “Huyendo de la crítica” del catalán Pere Borrell (1835-1910), donde un niño con mirada de locura quiere salir del cuadro antes de que las críticas lo destruyan.

Un marco dorado ficticio hace de frontera entre el mundo real y la pintura. Esto hace cuestionarnos varios dilemas teóricos y filosóficos sobre qué es la realidad, y al mismo tiempo, nos deleitamos con la exquisita técnica y el ingenioso efecto.

Un trampantojo (“trampa ante ojo”) o en francés trompe-l’œil, (“engaña el ojo”) es una técnica pictórica para engañar a la vista consiguiendo una especie de 3D mediante perspectivas, sombras, efectos ópticos y simulaciones. Con la pintura se consigue una sustitución de la realidad.

En Huyendo de la Crítica nos encontramos con una pintura en la que refleja a un muchacho vestido con harapos, que en cierta manera recuerda a esos niños mendigos y pobres que Murillo supo reflejar en sus obras.

El joven quiere salir del cuadro de una manera precipitada y agitada. Se agarra al marco ficticio del cuadro para poder impulsarse. En la rodilla aparece flexionada y en sus brazos se aprecia la fuerza del impulso. Su rostro es más que expresivo, parece desencajado, con los ojos y la boca abiertos presa del temor más absoluto. El niño huye de algo que no sabemos que es porque el fondo es neutro, oscuro y desconcertante. La obra intimida más al ver un marco tan realista y que el propio retratado sale de ella al ver que su pie, manos y cabeza ya se encuentran en otro plano externo al propio marco. E incluso, como si fuera El Grito de Munch, casi podemos oír las palpitaciones de su corazón, el respirar agitado o sentir el sudor de miedo y desesperación que representa.

Esta pintura inquieta bastante por dos motivos, en primer lugar por lo hiperrealista y en segundo lugar porque la propia imagen que fue pintada y enmarcada sale asustadiza de su propio marco y quiere saltar al vacío de nuestra realidad. Un marco inexistente como objeto real que no tendría sentido que lo tuviera porque perdería el engaño que pretende reflejar la obra.


cámara

29 Juny 2018


Detrás de un maquillaje
de pájaros afónicos
cuánto nos hemos soñado, tú y yo,
quebrados cómplices, testigos mudos
de cómo se desangra este silencio.
Apenas quedarán unas manos manchadas
por la caja de música
que en la niebla ninguno de los dos acertó a abrir.
Y el diafragma se cierra
y se encuentran nuestros ojos,
pero esta luz ya duerme en la humedad
y su página rota.
Con la mordaza sonreímos dolor.
El flash nos compadece, y de qué sirve.
No sé qué haremos con tanto recuerdo
muerto en líquido amniótico.

Autor: Raquel Vázquez

Fuente original: https://nieblaeterna.blogspot.com.es/2014/02/camara.html

Ilustración de anka_zhuravleva


ladrones de bicicletas

28 Juny 2018


La caída incrédula de la tarde,
el vértigo de tus edades
al pasar,
el inútil naufragio de Antonio Ricci
para siempre en mi memoria.

Cuando nada nos quede,
¿estaré ahí
todavía
en la pregunta que te aguarda
al final de tus creencias?

Con suerte, seré ese hombre
que pedalea en el vacío,
un legado
sin tiempo que perder,
el frágil vestigio de lo que mirarán tus ojos.

Autor: José Luis Martínez Clares

Ilustración: Jack Butler Yeats, “Morning after Rain” (1923)


el tordo

27 Juny 2018


Lo habían atrapado en una red
untada de materia muy viscosa.
Desde el amanecer hasta la noche
intentó desprenderse.
Desde el amanecer hasta la noche
quiso extender las alas
y volar hacia el mar o las colinas.
Cuando lo vi, miraba exhausto
la luz agónica:
su propia luz,
su propio corazón,
su propia vida.
Quizá había volado desde Rusia
o más lejos aún.
Llevaba, sin saberlo, en su cuerpo agotado
las estepas sin fin,
las sombras movedizas de las nubes,
el frío amanecer en un estanque,
las estrellas, el sol, y las cien lunas
del otoño y la siega,
y el viento fatigado y el viento rabioso
(y a los dos los había derrotado).
Tenaz, muy orgulloso,
lo intentó una vez más,
aunque nunca llegó a extender las alas.
Así murió. Y así quiero morir.

Autor: Eduardo Jordá


miedo

26 Juny 2018


Comprendo la verdad

Ya comprendo
todo

Estalla en mi boca:
el miedo

a veces es dulce.

Autor: Laura Peiró

Fuente original: http://larapeiro.blogspot.com.es/2015/12/miedo.html

Fotografía: Nicholas Nixon, “Bebe” (1980)


la jaula

25 Juny 2018

Afuera hay sol.
No es más que un sol
pero los hombres lo miran
y después cantan.

Yo no sé del sol.
Yo sé la melodía del ángel
y el sermón caliente
del último viento.
Sé gritar hasta el alba
cuando la muerte se posa desnuda
en mi sombra.

Yo lloro debajo de mi nombre.
Yo agito pañuelos en la noche
y barcos sedientos de realidad
bailan conmigo.
Yo oculto clavos
para escarnecer a mis sueños enfermos.

Afuera hay sol.
Yo me visto de cenizas.

Autor: Alejandra Pizarnik

Ilustración de Jennifer Hudson


poema para peces

22 Juny 2018


Al otro lado del mostrador estás tú,
uniformada, desventrando el pescado,
haciendo saltar sus escamas por el aire,
sujetando su escurridiza existencia.
Nos separa un estrecho sendero de hielo
y nos une la palabra con forma de pez.
Ya has gastado tus vacaciones, dices,
y yo pienso que quizás viste el mar
de la mano de tus hijos
y que quizás su olor no te permitió
olvidar tu oficio y no lo gozaste.
Pienso en cómo acercarte al poema
sin que le veas espinas, escamas,
en cómo acercártelo ya limpio,
sin que hayas de desventrarlo también,
para entenderlo.

Autor: Begoña Abad

Ilustración: Díaz Olano, “sardinera” (1934)


%d bloggers like this: